31 julio 2007

El español en el Sáhara (5)


Cuando tenía ocho años, era un niño hijo de ciegos y en mi casa –lógicamente- libros había pocos, por no decir ninguno; y me pasaba muchas horas en el quiosco de mi padre, más aburrido que un orangután en un zoo. Un día, una señora que le compraba cupones a mi padre, al verme allí tan triste, me regalo un libro de Enid Blyton. A partir de ahí, y a través del Club de los Siete Secretos, mi vida se abrió a miles de sueños, de aventuras, de mares, de piratas, de viajes en globo, de selvas misteriosas… Y empecé a volar desde aquel aburrido quiosco hasta donde mi imaginación me llevaba, a través de las páginas de esos libros.
No te podría decir si leer tanto como he leído en mi vida me ha hecho más feliz o más infeliz (como dice nuestro maestro
Reverte “no se puede navegar impunemente por los libros”) pero lo que sí que te puedo asegurar es que leer me ha sacado en muchísimas ocasiones del tedio, del aburrimiento y de la desesperanza. Y pensar que ahora podemos ofrecer esa posibilidad a otros niños tan tirados o más que yo, sinceramente, me apetece mucho.

Esto me contaba un buen amigo. Por eso me decidí a afrontar la segunda campaña de recogida “Libros que nos hacen libres”. Y ahora traigo hasta aquí sus palabras porque soy incapaz de encontrar argumentos mejores sobre el beneficio de fundar bibliotecas en los campamentos de refugiados saharauis.

El español en el Sáhara (4)
El español en el Sáhara (3)
El español en el Sáhara (2)
El español en el Sáhara (1)

3 comentarios:

Joaquina dijo...

Pues argumentos para abrir una biblioteca de acceso libre -y más en un lugar "olvidado" por la comunidad internacional como los campamentos de refugiados saharauis- hay muchos. Los libros te acercan al conocimiento, a la información, a la sabiduría, pero también a la aventura, a viajes inimaginables, a la ilusión...
Lo dice una bibliotecaria amante de los libros, especialmente de los libros de viajes. Mis favoritos: Javier Reverte y Mercè Rodoreda; por diferentes razones.
Entre mis primeras lecturas también estuvo Enid Blyton con las maravillosas aventuras de "Los Cinco".

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Todo mi apoyo. Libros, películas... todo es poco.

Francisco O. Campillo dijo...

Es una alegría comprobar que, aún con los calores de julio, visitáis este blog. Gracias, shukran por ello.