18 junio 2007

El español en el Sáhara (2)

El 15 de junio inicié una serie que pretende demostrar que es viable la promoción de la lengua española en el Sáhara por parte de una pequeña asociación. Ahora seguimos.
Habíamos dejado el tema en suspenso con un grupo de 20 voluntarios españoles que se desplazaban hasta los campamentos de refugiados. Sinceramente, en un primer momento yo me conformaría con media docena.
¿Cuál sería la primera labor que tendrían que emprender este grupo entusiasta? Realizar actividades de fomento de la lectura, crear espacios de debate, fundar bibliotecas… ¡Pues no! Rotundamente no. Lo primero que tendrían que hacer es establecer contactos con quienes les han precedido en su labor. Estarían obligados a conocer a los profesores saharauis de español, para aprender. Porque ellos han defendido nuestra lengua –la de los saharauis y la de 400 millones de personas más en todo el mundo- en condiciones penosas.
Y cuando conozcan a esos profesores ejemplares descubrirán situaciones tan paradójicas como esta: ellos han tenido que utilizar libros sin la letra “eñe”. La explicación es simple: estos libros se imprimían en Suecia ¿Por qué? Lo siento, esto es simplemente un blog, no la piedra filosofal.
Y en ese camino de cooperación, se estarán cimentando las bases de la continuidad del proyecto.
Continuará.

4 comentarios:

Profe de español dijo...

¿Enseñar español en el Sáhara? Me cuesta conseguir la atención de mis alumnos y descubro que hay alguien dispuesto a llevarlo hasta el desierto. Seguiré este blog.

Fran O. Campillo dijo...

Ahora tenemos la intención de poner un proyecto en marcha. Sólo nos faltan los voluntarios, los fondos económicos, el apoyo de la RASD, los Centros... Pero creo que todo eso es mucho más fácil que conseguir esa atención y esa ilusión por la que os esforzáis tantos "profes" cada día.
Espero que sigas el blog y, sobre todo, que te guste... y que te haga reflexionar.

aaaa dijo...

Entrar en contacto con los profesores de allí y también con la cultura y el nuevo contexto en el que llevarán su tarea a cabo. No es lo mismo enseñar en un lugar que en otro. Adecuarse al contexto puede ser un factor determinante para el éxito de la tarea.

Fran O. Campillo dijo...

"Entrar en contacto con los profesores de allí" comparto la idea de que es por ese punto por donde hay que empezar. Para aprender las diferencias, las dificultades... y garantizar la continuidad.