13 marzo 2011

El Roto, una vez más


3 comentarios:

Antònia Pons Valldosera dijo...

¡Qué gran verdad!

Francisco O. Campillo dijo...

Tengo que confesar que cuando vi esta viñeta pensé en Antònia. No te dediqué el post porque me parecía improcedente hacer una dedicatoria de una viñeta robada.

Antònia Pons Valldosera dijo...

Se agradece la intención. Es cierto, pienso que una revolución sin las mujeres estaría condenada al fracaso.
Es difícil de asumir en sociedades patriarcales aunque si quieren evolucionar tendrán que tomar en cuenta a sus mujeres.
Un abrazo.