17 agosto 2011

De un poema de Fátima Galia

En África con cada muerte
se apaga una estrella.

Con cada niño que muere,
muere una esperanza.

Con cada joven que muere,
muere una generación.

Con cada hombre que muere,
muere una fuente.

Con cada mujer que muere,
muere un pueblo entero.

Con cada anciano que muere,
muere una historia,

con cada historia que muere,
en África termina
un pasado, un presente
y un futuro.

Fátima Galia M. Salem

5 comentarios:

Antònia Pons Valldosera dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Antònia Pons Valldosera dijo...

Preciosa, triste y cierta.
Hace dos días supe de la muerte de una abuela en los Campamentos. No la conocía aunque sí a sus nietos. ¡Cuánto dolor y cuánta impotencia!
¿Hasta cuándo van a durar las injusticias, las hambrunas y la miseria?
En ocasiones como ésta siento ganas de tirar la toalla porque nuestra lucha es como una gota de rocío en un mar de sequía: se evapora antes de tocar el suelo.
Un abrazo.

Poemario por un Sahara Libre dijo...

Besos Antònia y Fran, si tiramos la toalla majenzu habrá vencido y eso... NUNCA.

Poemario por un Sahara Libre dijo...

Fran, ¿cómo se llama el poema?

Francisco O. Campillo dijo...

El poema se titula "África" y lo he tomado del libro "Nada es eterno"