13 agosto 2010

Niños saharauis en Burgos ¿Por qué?

La semana pasada, DIARIO DE BURGOS publicaba un reportaje en el que se informaba sobre la vida en Burgos de uno de los pequeños niños saharauis que nos visitan en verano (acceder). Después de leerlo, pensé que aquellos de mis conciudadanos que no tuviesen información sobre la situación del pueblo saharaui tal vez no entendiesen la razón por la que ese niño –y otros miles- vienen a España en estos meses. Así que redacté esta carta que aparece hoy en las páginas de DB.

Leo el reportaje que ha publicado DIARIO DE BURGOS sobre el programa “Vacaciones en Paz” y no puedo por menos que felicitarles. Es muy importante que nuestra sociedad sepa que existen familias ejemplares capaces de acoger a un niño que sufre los rigores del exilio en el desierto más despiadado del planeta. Pero también es preciso saber porqué Maddy, ocho añitos, necesita de nuestra solidaridad.

Maddy es saharaui, y precisamente por eso, tiene que malvivir en un pequeño e inhóspito territorio que le ha cedido Argelia a su pueblo. Hasta allí tuvieron que huir sus padres y sus abuelos cuando España les abandonó a su suerte en 1975. Otros no tuvieron tanta fortuna, y murieron masacrados por la aviación marroquí que se adueñó de su patria. Por ejemplo en Tifariti, donde la población civil fue bombardeada impunemente cuando el Sáhara aún era colonia española. Centenares murieron en las decenas de caminos que atravesaron de noche para evitar las patrullas que acechaban durante el día. Aún así, la mayoría llegaron a Tinduf y construyeron un Estado sobre la nada. Veintisiete años después, allí nació Maddy.

Hubo saharauis que decidieron quedarse en aquel lejano 75. Otros no pudieron huir. Gran parte de ellos aún sufre la represión y la violación de sus derechos más básicos por el terrible delito de decir en voz alta lo que piensan. Miles de familias quedaron divididas para siempre.

Maddy ha nacido en una tierra mísera donde escasean el agua, los alimentos y las medicinas. Pero su pueblo no se lamenta de esas carencias. Ellos sólo reclaman su verdadera patria y la libertad para decidir su futuro. Soy consciente de que todas estas atrocidades son espesas en este caluroso agosto; 48 grados de temperatura en el campamento donde vive la familia de Maddy. Perdón por el rollete.

Sin embargo, estoy seguro de que más pronto que tarde, Maddy regresará a El Aaiún, a Smara y a Villa Cisneros junto a sus amigos. Y tengo la certeza de que ese día, recordará con una sonrisa agradecida a las miles de familias que tanto les ayudaron cuando eran unos niños exiliados y olvidados por la comunidad internacional. Inchalá.

7 comentarios:

Antònia Pons Valldosera dijo...

De rollete nada. Las vacaciones en paz son el proyecto que más ha contribuído a dar visibilidad a los saharauis. A todos porque ahora los hay que cuestionan el término. Lo dejo aquí porque ahora no toca.
Volverá seguro. El y todos los niños que vienen o que no vienen.
Pienso en ello siempre que les veo reír felices alejados de aquel infierno y pienso mucho más en ello cuando comparto unos días con ellos. Nunca van a dejarse asimilar.
Labadil, labadil,antakrir al massir.
Desde el principio dijimos no y continuaremos diciendo no.
Un abrazo.

BIPOLAR dijo...

Buenos días Fran

Te he leído en DB, para mí sobra lo de "perdonad por el rollete" que figura en la versión de papel

Un abrazo

Merche Pallarés dijo...

Muy buena la carta pero también estoy de acuerdo que eso del "rollete" sobraba. Es una misiva muy bien explicada de la situación saharauí. ¡Enhorabuena! Besotes, M.

José Núñez de Cela dijo...

Cuando acaban los dos meses siempre parece poco tiempo, pero, como familia "sustituta", estamos contentos de verlos felices regresar a su , para ellos única, casa.

La verdad es que el programa es el principal escaparate de la situación del pueblo saharahui, en especial para aquellos que han vivido con el silencio sobre esta cuestión y son (ay) muchos, más de lo que creemos y deberían ser.

Un saludo

Anónimo dijo...

No entiendo por que pides "perdón" por el rollete. Es una entrada muy interesante y para mi demasiado corta. El tema es muy interesante: Que ha pasado en el Sahara y que es lo que está pasando. Fuimos unos corbades dejándolos solos. Y seguimos siendolo

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Hay que seguir con el esfuerzo de divulgación, querido Fran.

Loli dijo...

Me encanta tu blog felicidades Francisco...
Muaaakkk