10 septiembre 2008

Discrepancias


En pasados posts he publicado mi opinión personal sobre temas realmente espinosos. Muchos comentarios han sido discrepantes y he querido construir esta entrada con uno de ellos. Es de Salek Jatri Andala y me he permitido extractar algunos párrafos.


Desde este espacio agradezco a todos los españoles su solidaridad con el pueblo saharaui; yo soy español y saharaui, y me avergüenzo de los desvaríos de todos (y especifico TODOS) los gobiernos de nuestra nación que no han tenido la valentía de reconocer el derecho de los saharauis a existir como nación, y no han sido capaces de facilitar el "dichoso" referéndum de autodeterminación que España estaba obligada a realizar en su excolonia. Por otra parte me enorgullezco del inmenso movimiento solidario que arropa a mi pueblo, independientemente del color de sus banderas y sus ideologías, porque me hace ver que el derecho de mi pueblo a existir es un derecho que está por encima de ideologías, y que aunque nuestros gobernantes están o parecen ciegos, el pueblo español tiene claro el derecho del Sáhara (RASD) a existir.


(…) Dice usted que los saharauis debemos hacer sacrificios para evitar borrar la sonrisa de miles de compatriotas, ¿acaso cree usted que andamos con sonrisas por el mundo? Si conoce usted la forma de ser del saharaui sabrá que siempre decimos que estamos bien aunque eso sea incierto, porque en la mentalidad de nuestro pueblo está inculcado el no agobiar a los demás con nuestros problemas ya que pensamos que bastante tendrá cada cual con los suyos. Le cuento aunque no venga al caso, que tuve un amigo con un cáncer terminal y que estuve junto a él un día en el hospital cuando el medico paso a visitarlo y le preguntó que como estaba; y el le respondió con una sonrisa en el rostro “bien gracias no se preocupe usted”. Al día siguiente mi amigo falleció.


(…) ¿No le parece señor Francisco, que ya hemos hecho demasiadas concesiones? Incluso aceptamos lo impensable al estar de acuerdo en formar parte de una “especie de autonomía” durante 5 años bajo bandera marroquí y con supervisión de la ONU hasta celebrar el referéndum, con tal de no hacer fracasar los designios del entonces mediador James Baker ¿No le parece que es un gesto el hecho de liberar todos los prisioneros de guerra marroquíes, cuando Marruecos no ha liberado ni un solo prisionero o desaparecido saharaui? ¿no le dice nada el hecho de que fuéramos los saharauis los que hicimos un alto del fuego de forma unilateral en el 91 y enseguida nos dispusimos a acondicionar Tifariti para el futuro referéndum, y que Marruecos respondiera bombardeando y matando a los que estaban en dicho lugar realizando tareas de acondicionamiento?(…)


Sabe usted señor Francisco, creo que los españoles están en todo su derecho de ayudar y si quieren un día dejar de hacerlo, igualmente los saharauis les seguiremos agradecidos por lo hecho, y no les podremos reprochar nada, aunque en esa ayuda nos vaya la vida de nuestros ancianos y niños, los más perjudicados por las condiciones de la hamada argelina. Pero solo los saharauis tienen el derecho de decidir sobre el camino a seguir, y esperamos que mas pronto que tarde se tome una decisión, porque aunque la paciencia y el aguante de los saharauis parece infinito... en realidad es finito.


Creo firmemente que la discrepancia nos ayuda a mejorar y a descubrir matices que nos hubiesen pasado desapercibidos. Por eso, he decido publicar este comentario como post y acompañarlo con la foto de una reunión en la que discutimos bastante ;-)


Si quieres leer el post completo y sus comentarios
pincha aquí

4 comentarios:

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Sin la discrepancia y el intercambio de ideas no habría verdadero diálogo.
Sólo así, aceptando que el otro pueda tener razón aunque no compartamos su punto de partida, es posible mejorar al ser humano.

Antònia P. dijo...

El comentario de Jatri es muy revelador sobre lo que piensan los saharauis.
33 años son muchos y los partidarios de Marruecos creyeron, sin duda, que el tiempo jugaba a su favor, que las condiciones penosas doblegarían a los que están en la Hamada. No ha sido así.
Soy consciente de que desde nuestra comodidad es fácil opinar. Los que deberían hacerlo no pueden porque en el desierto es difícil la conexión a la red, entre multitud de cosas difíciles.
Hay muchos caminos para llegar, lo importante no es cómo los hagamos sino llegar.
Un abrazo solidario y otro para Jatri.

Martín Bolívar dijo...

Es increible que, después de 33 años, que se dice pronto, no se haya encontrado una solución para el pueblo saharaui.

Francisco O. Campillo dijo...

Pedro
¿Qué importa si estamos de acuerdo o no? Las personas que más me han enriquecido como ser humano son aquellas con las que he discrepado.

Antònia
Es cierto, lo importante es llegar.

Martín Bolivar
Realmente increíble... pero cierto.