30 mayo 2013

Una calle burgalesa para Delibes... ya tarda

Se cuenta que cuando el PSOE llegó al poder en el 82, en uno de los primeros Consejos de Ministros, alguien planteó quitar las estatuas ecuestres de Franco.

-Si no pudimos descabalgarle en vida... ahora no es el momento.

O algo parecido debió decir Felipe González, y así zanjó la discusión.

Eran otros tiempos, y había otras urgencias. Pero los nombres de las calles son importantes, puesto que es una manera de ofrecer ejemplos a los ciudadanos. Por eso me ha extrañado que en mi ciudad, Burgos, no exista ninguna dedicada a Miguel Delibes. No voy a defender aquí la talla literaria de Delibes puesto que es algo obvio, pero para quien no lo sepa, pasó algunos de los mejores momentos de su vida en nuestra provincia, en Sedano, principalmente.

Así que aunque ahora existan múltiples urgencias, es de justicia homenajear a uno de nuestros mejores escritores dando su nombre a un espacio público de nuestra ciudad. Lamentablemente él no pudo ni verlo ni disfrutarlo, pero su figura -unida indisolublemente a su obra- constituye un excelente ejemplo para todos. Además, una medida de este tipo no tiene porque costarle ni un céntimo al erario.

1 comentario:

Aldabra dijo...

nada más dijiste lo de la calle, pensé como tú: eso no supone tanto dinero, el importe de una placa, simplemente y es de justicia, tienes razón.

biquiños,