25 mayo 2013

La historia de un gladiador

Las historias de grandes éxitos me aburren soberanamente, me parecen artificiales. Y las de fracasos... tienden a deprimirme. Mis favoritas son las de quienes se sobreponen a sus dificultades, caen de vez en cuando, y vuelven a levantarse. Como los gladiadores, que a sabiendas de cuál será su último destino, jamás bajan los brazos. Por eso te invito a leer el artículo Michael J. Fox: regreso al presente

3 comentarios:

Raúl Urbina dijo...

Corrige la errata de ese "ha sabiendas"... y borra el comentario ;

Francisco O. Campillo dijo...

Raúl

Errata corregida.
No borraré tu comentario porque no sobrepasa los límites del libro de estilo del blog, y porque sé que tu anotación está hecha con todo el cariño ;-)
Además, y como decía mi padre: a la mejor puta... se le escapa un pedo.

Aldabra dijo...

reirse de uno mismo es una buena terapia... y a partir de ahí el resto.

aceptarse, sacar valor a lo positivo, construir...

biquiños,