18 diciembre 2012

Doloroso adiós a un amigo

[...] Sólo decirte que hasta en estas circunstancias me siento tremendamente afortunado por como estoy respondiendo a la quimioterapia, y esto me ayuda a tener más ánimo y confianza para salir de esto cuanto antes.

Esas fueron algunas de las palabras que intercambiamos por última vez, hace solo dos semanas. Así era el amigo al que hoy despediremos. Aunque tenía mi misma edad, para mi fue un ejemplo de coraje, y de amor por el trabajo y por la familia.
En honor a él y a su amistad, buscaré las fuerzas que me roba el dolor, para cumplir dignamente con mis obligaciones. Creo que es el mejor homenaje que puedo rendirle.

5 comentarios:

Merche Pallarés dijo...

Q.E.P.D. Un fuerte abrazo, M.

José María dijo...

Y es que la muerte nos ronda.
http://perirossipoemasemana.blogspot.com.es/2011/06/la-muerte-que-me-ronda.html
Lo siento.

Aldabra dijo...

Mis condolencias. La muerte de una persona querida siempre produce un gran dolor. Que siempre te acompañe la luz de sus amistad.

biquiños,

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Un abrazo.

Lourdes dijo...

¡Qué mierda!
Ya lo siento.