07 octubre 2011

Una foto y una reflexión

Hoy, y al hilo de la cabecera que podemos ver en Sáhara Libre, subo al blog una de mis fotos de carreras de fondo, un deporte en el destacan los africanos de manera apabullante. Corresponde al Cross de Atapuerca, donde estos atletas, que corren como negros para poder vivir como blancos, atraviesan las tierras que colonizaron sus antepasados hace un millón de años largo. Y donde también participan mis hijas, por ejemplo ;-)

Y la reflexión, viene de una anécdota que me ha recordado el retorno de mi amigo Pep Farràs a la blogosfera. El caso es que unos montañeros, en los Picos de Europa y a primera hora de la mañana, le preguntan a un paisano:

-Oiga, ¿cuánto se tarda en llegar a la cumbre de aquella montaña?

-Pues depende. Si van despacito... unas ocho o diez horas.

Aquellos deportistas se sintieron ofendidos. Parecia que aquel hombre que hablaba tan pasaudo dudaba de su fortaleza, y entonces preguntaron de nuevo.

-¿Y si vamos rapidito?

-¡Huy! Rapidito a lo peor no llegan ustedes.

3 comentarios:

José Núñez de Cela dijo...

Buenísimo el comentario del paisano!

Un resumen de una manera de vivir que deja retratado a más de uno.

Me trae a la memoria a mi Abuelo, un gran viajero y andarín que a la subida al Vesubio, ya mayor, recibía cierto desprecio de los más jóvenes que lo dejaron atrás enseguida. Él, a su ritmo llegó a donde los jóvenes descansaban exhaustos y siguió a su paso hasta llegar a la cima que muchos no lograron.

Saludos

migramundo dijo...

Sí, vísteme despacio que tengo prisa. Más o menos. Saludos.

Antònia Pons Valldosera dijo...

A veces vamos demasiado deprisa. De vez en cuando suele ir bien detenerse para mirar el paisaje. La anécdota me recuerda a otra. Sucedió en la poco concida pero preciosa y casi virgen Vall Fosca.
-Falta molt per arribar a dalt del pantà?
-Dues hores i un xic
-¿Falta mucho para llegar arriba al pantano? (Cabdella)
Dos horas y un poquito
La persona que recibió la respuesta empezó la ascensión y estuvo... luego solía explicarlo diciendo:
-Era més gran el xic que el pare.
Xic tanto puede significar poquito como niño pequeño (en pallarès)
-Era más grande el niño que el padre.