09 octubre 2011

300 diputados y otra de demagogia…. ¡marchando!


Estoy seguro que tanto el PP como PSOE alcanzarán un acuerdo en esta propuesta, y que nos lo venderán como la respuesta adecuada a las demandas del pueblo soberano ¡Qué ejemplar sensibilidad a nuestros deseos! Y nada más lejano a la realidad, puesto que en ese caso nos sobrarían con 12 diputados con voto ponderado, y 12 reservas para suplir las bajas por enfermedad. Sin embargo, lo que pretenden los dos partidos mayoritarios, aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, es reducir la presencia de los partidos minoritarios con presencia en todo el territorio nacional.

Si nos tomamos la molestia de analizar los resultados de las últimas elecciones generales de 2008, acceder, comprobaremos que cada escaño conseguido por el PSOE está respaldado por 66.800 votos, y cada uno de los del PP por 66.740. Ya sé que en nuestro sistema electoral los escaños se adjudican por circunscripciones provinciales y que es erróneo dividir el número de votos totales entre el número de actas de diputado, pero “arresulta” que los escaños de IU-ICV le salen a… ¡¡¡ 484.973 votos cada uno!!! Vamos, para que nos entendamos, que cada diputado de Izquierda Unida tiene detrás suyo más de siete veces más votos que los del PSOE o del PP qué, curiosamente, están casi empatados en ese dato que nadie publica.

Si queremos mejorar nuestro sistema de representación, reducir el únicamente el número de diputados no hará más que agravar sus defectos. La solución la propuso en su día Gregorio Peces Barba, entre otros: crear una circunscripción para aquellos votos que no han fructificado en acta parlamentaria. Dejemos la propuesta de los 300 –que nos dará mucho juego a los blogueros- pero con una pequeña modificación. Doscientos cincuenta repartidos por provincias y otros cincuenta que se asignarán, según la nueva ley electoral, entre los votos de cada provincia que han resultado “sobrantes”.

Con esta modificación conseguiríamos que la práctica totalidad de los votos emitidos resultasen útiles, y construiríamos un Parlamento que reflejase más fielmente el sentir del pueblo español. Intuyo que ninguno de los partidos mayoritarios apoyarán una propuesta en esta línea.


No tiene nada que ver, así que te recomiendo la lectura del post La cuestión saharaui y su recepción en la literatura española

7 comentarios:

conxawah dijo...

Fran, muchas gracias por la recomendación; espero que os resulte interesante esta pequeña recopilación. Tenía unos 15 minutos para desarrollar mi intervención en la mesa, pero sin duda esto puede dar de sí mucho hablar, extenderse más en los comentarios sobre los libros, etc. Un abrazo.

Antònia Pons Valldosera dijo...

Conxi, muy interesante.
Fran, una brillante reflexión. La reforma de la ley electoral debería de ser una de las prioridades de los ciudadanos.
Si me das permiso voy a copiar un trozo de post para enlazarte.
En esta campaña electoral vamos a tragar grandes dosis de demagogia barata.
Un abrazo.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Me temo que tardaremos en verlo, Fran.

Francisco O. Campillo dijo...

Antònia
La duda ofende ¡Naturalmente que tienes mi permiso!

Antònia Pons Valldosera dijo...

Muchas gracias. Los dos posts anteriores sobre el coronel Rodríguez de Viguri, sencillamente geniales.

Jesus dijo...

Desde luego una auténtica vergüenza.

Un saludo.

Merche Pallarés dijo...

Me parece que al final voy a votar a EQUO... Besotes, M.