16 marzo 2011

Yo estoy a favor de la nucleares, críticamente a favor

El desastre que se está produciendo en Japón, está desatando una serie de reacciones que me tienen perplejo. Parto de la base de que yo soy partidario de la energía nuclear, y que preferiría vivir junto a una de esas centrales antes que al lado de una térmica o una petroquímica, por poner solo dos ejemplos. Pero lo anterior, no me impide ser crítico.
La primera medida que me deja atonito es la revisión apresurada de la seguridad de las plantas atómicas europeas ¿Es que no se estaba haciendo ya? ¿Es que no se hacía adecuadamente? ¿Se manipulaban los datos?
El otro elemento que me intranquiliza es la opinión de determinados "expertos" que aseguran que es técnicamente imposible garantizar la seguridad de estas instalaciones en el cien por cien de los casos. Alguno, ha puesto como ejemplo los planes de contingencia que se diseñan para las nevadas en los aeropuertos, que utilizan como base los datos históricos y ajustan los medios a una determinada magnitud de nevada. Y luego, afirman sin despeinarse ni enrojecer, que un modelo similar es el que se aplica a las nucleares ¡¡¡ Dios mio !!! ¡¡¡ Qué aberración !!! Espero que no sea así.
Ese tipo de modelo de previsiones, asume de antemano que cada cuatro o cinco años ese aeropuerto quedará colapsado un día o dos. Es una decisión de carácter económico: los costes que garantizasen la "continuidad total de servicio" en un aeropuerto serían astronómicos. sin embargo, que diez mil personas pierdan su vuelo cada lustro... es asumible. Luego nos lo venden de manera diferente, aunque realmente es así.
¡Pero ojo! no diseñar una central atómica en el Japón que sea capaz de resistir un terremoto de magnitud 9 es una temeridad. Es jugar a la ruleta rusa con la vida de cientos de miles de personas. Y luego, instalar un sistema de suministro eléctrico de socorro que quede inutilizado por un tsunami, cuando la planta se encuentra cercana a la costa es, simplemente, una estupidez; y tal vez, una negligencia. Porque no podemos asumir, en ningún caso, el "coste" de la destrucción por catástrofe natural previsible de una central nuclear.
.
P.S. Ayer se reunió el Parlamento Vasco para adoptar una posición sobre la continuidad de la Central de Santa María de Garoña, ubicada en la provincia de Burgos ¿Se reunirán las Cortes de Castilla y León para debatir el cierre del puerto de Bilbao?

1 comentario:

Antònia Pons Valldosera dijo...

Yo no, aún recuerdo la chapita que llevaba en mi tierna juventud cuando querían construir las que hay por aquí en las Catalonias pero me jodería mucho que me racionaran la electricidad como cuando era más pequeña y en las tardes de invierno nos quedábamos a oscuras.
De hecho me pongo como una moto cuando hay cortes a la que cae una gota de lluvia o resuena el trueno.
Pero es que lo de Japón acojona y mucho.
Hoy ha salido un tío por la tele vendiéndonos la moto de qe las centrales del Baix Ebre estaban construídas a prueba de terremotos porque investigando en el archivo vaticano se habían encontrado con un terremoto en Tivissa de más de 8 en la escala Ritcher en 1845 y que previniendo los posibles tsunamis en el Mediterráneo habían elevado la cubierta a no sé cuántos metros. Y yo pelando patatas y alucinando al mismo tiempo con lo previsores y lo buenísimos que fueron.
Un abrazo.