16 marzo 2011

Doble moral

Hoy es Salvador Pallarès-Garí quien publica su opinión en EL PAÍS comparando la actitud de la comunidad internacional ante la situación en Libia y ante el conflicto del Sáhara Occidental.
.
La ministra de Exteriores ha afirmado con vehemencia que la comunidad internacional no puede dejar sola a Libia. Ha reclamado, con prisas también, la rápida actuación para que los rebeldes libios no pierdan la guerra. Para que el dictador Gadafi no la gane.
Esta diligencia no es la misma que invocan para defender a otro pueblo, el saharaui, que hace mucho más tiempo que sufre la represión que ahora denuncian en Libia. Es curioso, por otra parte, observar cómo el Gobierno que representa Trinidad Jiménez afirmaba hace unos días que en Marruecos no se producirían revueltas, porque era un país democrático, que había hecho las reformas necesarias. ¿Qué hay en Libia que no hay en el Sáhara Occidental? ¿Petróleo y gas? En el Sáhara Occidental también hubo bombardeos sobre población civil. Las Fuerzas Armadas marroquíes, con material made in Spain, continúan actuando contra la población civil. Hay desaparecidos, hay torturas, campos de minas antipersona...
Es curioso comprobar que la comunidad internacional no pasaba de las palabras de censura mientras se producía el bombardeo de población civil y esperaba que la revuelta también se llevara por delante a Gadafi, como a los otros líderes ya caídos. Y, ahora que ven que puede no caer, temen las represalias y se afanan en pedir acciones que apuntalen la revuelta. Acciones que, obviamente, después querrán cobrar. ¡El petróleo y el gas!
En Marruecos las cosas están atadas y bien atadas. Al menos eso creen en La Moncloa. Tal vez la diferencia la marque la dignidad de los verdaderos defensores de la democracia y los derechos humanos.

3 comentarios:

Merche Pallarés dijo...

Lo he leido, además su apellido aunque con la tilde catalana, me es familiar... Tiene mucha razón en lo que dice pero, como sabemos, los intereses son, desgraciadamente, los que priman. Una vergüenza. Besotes, M.

Francisco O. Campillo dijo...

Merche
No me extraña que te suene el nombre. Ya ha publicado con anterioridad su opinión en EL PAÍS, y aquí, en CAMINANDO, lo hemos redifundido.

Antònia Pons Valldosera dijo...

Salvador siempre al quite. Un luchador incansable.