07 febrero 2011

Una cerveza con Bernabé López

Hoy llevo un día de esos que le regalaría encantado a alguno de mis queridos enemigos. Así que hace media hora, he hecho un alto, y me he bajado a tomar una cerveza. Y de paso, leer EL PAÍS en el papel de toda la vida de dios.

Y en las páginas de opinión… ! artículo de Bernabé López ! Para quien no lo sepa, Bernabé López no es uno de los mayores activistas a favor de la independencia del Sáhara que se diga. Algunos de sus artículos han levantado ampollas en el movimiento solidario, y otros, creo que no han sabido leerse con objetividad. Ya lo he dicho antes, y ahora -que más de mil post me contemplan- no voy a andarme con mandangas. Si la causa que defendemos no aguanta la confrontación… pues menuda mierda de causa. Bernabé López dice lo que piensa, así que cuando no nos guste, pues eso.

Luego he subido a casa con la idea de hacer uno de esos post que me encumbrarán al Olimpo de Internet ¡Joder! Resulta que el dichoso artículo no aparece en la edición digital, o yo no he sabido encontrarlo. Así que adiós post, o casi.

Bernabé López mantiene la tesis de que la protesta del campamento saharaui de Agdaym Izik es precursora del conjunto de revueltas que están surgiendo en el Magreb ¿dónde habré leído antes esa idea? Y cree que es preciso un cambio profundo en el régimen marroquí. Un cambio democratizador, que se tuvo que producir hace años, pero que ya no puede dilatarse por más tiempo. También me suena familiar. Pero me alegro que alguien que tiene acceso a las tribunas de EL PAÍS lo diga en voz alta. Nobleza obliga.

Me hubiese gustado citar algunos párrafos del artículo de Bernabé, y así, haber dotado de algo de rigor a esta entrada. Al final, se ha quedado en una charla de bar que alguien comparte con quien quiera escucharle. Pido disculpas por ello.
.
Actualización
Algunas amigas me indican que el artículo, Las barbas en remojo, ya está disponible aquí.
Estos son las extractos que me parecen más jugosos viniendo de alguien que ha apoyado la propuesta marroquí para el Sáhara.
.
Mohamed VI perdió la ocasión de dirigir el cambio en los primeros días de su reinado. Su pueblo hubiera aceptado con alegría -es Abdallah Laroui el que lo dice- que optase desde el primer momento por la "modernidad" (una monarquía constitucional de verdad) en vez de buscar un imposible acomodo con la "autenticidad" que no era en realidad otra cosa que puro "arcaísmo".
.
[...] el antiguo Partido Comunista Marroquí, hoy del Progreso y del Socialismo, asegura por la boca de su secretario general que Marruecos está a cubierto de explosiones sociales porque su majestad hizo la revolución de los jazmines con sus reformas. Olvida que Agdaym Izik, el campamento de la dignidad saharaui, fue el primer brote de esta oleada de protesta que ya no puede más con tanta hipocresía. Porque aunque la protesta saharaui tuviera -y tuvo- su componente político especial, su punto de revuelta identitaria que expresaba el malestar de toda una comunidad de jóvenes oriundos por el no reconocimiento de derechos colectivos.
.
Resulta vergonzante ver a un dirigente de la talla de un Nubir Amaui, que fue capaz de ir a la cárcel en los ochenta por pedir en una entrevista con EL PAÍS que el rey de Marruecos (en la época Hassan II) debía limitarse a reinar y no gobernar, ordenar hoy a su sindicato, el en otro tiempo combativo CDT, cortar todos los lazos con los sindicatos españoles CC OO y UGT por su postura en los temas del Sáhara y Ceuta y Melilla, dejando programas enteros de cooperación sin concluir.
.
Mohamed VI se encuentra ante el dilema de abrir una transición a la española, que lo instale como monarca constitucional que reine pero no gobierne, convertido en un símbolo político respetado, o acabar sucumbiendo más pronto o más tarde a esta nueva ola de exigencia de democratización que atiza al mundo árabe.
.
Y ahora, me tomaré otra cerveza a la salud de don Bernabé. Ésta la pago yo, también.

4 comentarios:

conxawah dijo...

Fran ya está

http://www.elpais.com/articulo/opinion/barbas/remojo/elpepiopi/20110207elpepiopi_4/Tes

conxawah dijo...

(...) Agdaym Izik, el campamento de la dignidad saharaui, fue el primer brote de esta oleada de protesta que ya no puede más con tanta hipocresía. Porque aunque la protesta saharaui tuviera -y tuvo- su componente político especial, su punto de revuelta identitaria que expresaba el malestar de toda una comunidad de jóvenes oriundos por el no reconocimiento de derechos colectivos, fue ante todo una expresión del malestar de una juventud marginada sin trabajo ni alternativas vitales.
(...)

Resulta vergonzante ver a un dirigente de la talla de un Nubir Amaui, que fue capaz de ir a la cárcel en los ochenta por pedir en una entrevista con EL PAÍS que el rey de Marruecos (en la época Hassan II) debía limitarse a reinar y no gobernar, ordenar hoy a su sindicato, el en otro tiempo combativo CDT, cortar todos los lazos con los sindicatos españoles CC OO y UGT por su postura en los temas del Sáhara y Ceuta y Melilla, dejando programas enteros de cooperación sin concluir.

Anónimo dijo...

¿Cuantas veces cambiará la camisa Bernabé? O es que está haciendo una limpieza de imagen.

Antònia Pons Valldosera dijo...

Anónimo, Bernabé es inteligente y se da cuenta que si no se suma a la petición de más democracia para Marruecos quedará mucho más desacreditado de lo que ya está. Y esta democracia pasa por una monarquía constitucional y debería pasar, eso se le olvida a nuestro ínclito profesor, por el respeto a la legalidad internacional.
Veremos cuánto tarda en mezclar en esta ensalada a los saharauis.