09 noviembre 2010

Construir Paz en el Sáhara

El injustificado ataque que las fuerzas de seguridad marroquies han perpetrado contra el campamento de protesta de Agdaym Izik, en las cercanías de El Aaiún, ha provocado que los medios de comunicación españoles recuerden que hubo una vez un territorio -que oficialmente llegó a ser provincia española- al que dejamos abandonado a su suerte y que continúa pendiente de que se complete su proceso de descolonización.
.
Es prácticamente unánime la opinión de que nuestro papel -el que desempeñó España en aquellos lejanos años- fue realmente vergonzoso. Pero no hablemos ahora de viejas historias y fijemos nuestra atención en el presente. En estos mismos momentos se están cometiendo infinidad de tropelías por parte de los colonos, empujados por su gobierno al Sáhara, contra la población autóctona. Es parte de la cara más cruel de una dictadura de hoy en día. Tal vez otros prefieran dedicar su tiempo y sus esfuerzos a combatir otras viejas dictaduras que murieron plácidamente en la cama. Yo, como no tengo que justificarme ante nadie, tengo claro en que emplearé mis escasas fuerzas.
.
Denunciaré, por ejemplo, que la ministra de Exteriores intente conciliar posiciones enfrentadas empleando un "buenismo" insultante. No se puede pedir "contención y calma" mientrás una de las partes pisotea impunemente los derechos más básicos de quienes únicamente estaban ejerciendo de manera pacífica su derecho a la protesta. No, señora Jiménez, si el gobierno del que usted forma parte no es capaz de condenar estos hechos, será mejor que guarde silencio. El ignominioso silencio de los bondadosos que en su día denunció Luther King.
.
Porque Marruecos ha medido las consecuencias de sus actos; no cometamos el terrible error de infravalorar sus capacidades. Sabe perfectamente que los medios de comunicación olvidarán esta ignominia en solo unos días. De hecho, fuera de España, su repercusión está siendo mínima. Y considera que el introducir un nuevo actor en este conflicto, puede favorecer sus intereses. Ese nuevo actor es la población saharaui asentada en los territorios bajo su control. Esta afirmación merece un estudio más detallado, pero ahora no es el momento. No mientras El Aaiún está en llamas y, simultáneamente, delegaciones de ambas partes inician una ronda de conversaciones auspiciadas por Naciones Unidas. Por cierto, ¡qué insulto enviar embajadores a negociar un acuerdo mientras se arrasa un asentamiento pacífico!
.
Pero si la Comunidad Internacional no mira hacia otro lado cuando quien se considera "nuestro hijo de puta" cruza las fronteras infranqueables para cualquier régimen que reclame la etiqueta de democrático, y actúa con firmeza ante las violaciones de los derechos humanos, aún habrá una última oportunidad para la Paz. La Paz que se cimenta sobre la Justicia; la única realmente viable.

5 comentarios:

Antònia Pons Valldosera dijo...

Esperemos que la Comunidad Internacional no mire hacia otro lado y que la Paz tenga su oportunidad.
Un abrazo

Pily dijo...

En los campos de refugiados hay una gran esperanza... por desgracia yo no confio nada en ello...

Saludos!

Aldabra dijo...

Los políticos cada vez dan más asco. Son patéticos. Si fueran sus hijos o sus parientes los que estuvieran en conflicto otro gallo cantaría. Pero claro, ellos viven en su burbuja de cristal, protegidos, calentitos y en paz.
Biquiños,

Félix Soria dijo...

Leo en comentarios precedentes manifestaciones referidas a la "comunidad internacional" y a los políticos "que dan cada vez más asco".
Sin negar la mayor, lo más inquietante es, por ejemplo, que salvo en España las reacciones en el resto de Europa ante lo que courre en el Sahara Occ. han sido prácticamente nulas.
NINGÚN periódico europeo no español con peso mínimo --más de 50.000 ejemplares de venta diaria-- ha incluido la información sobre los sucesos del Sahara Occ. en primera plana, y en los informativos de TV apenas se ha mencionado el asunto.
Aterrizando en España, ni siquiera el 0,001% de los ciudadanos han participado en las concentraciones convocadas al respecto en decenas de localidades españolas.
Más grave, ese desentendimiento respecto del Sahara Occ. es parejo a otros fenómenos similares con asuntos graves que incluso les afectan.
Hay solidaridad con el Sahara, cierto (niños de vacaciones en España y una vanguardia que no olvida las aberraciones que Rabat perpetra allí), pero es una actitud muy muy muy minoritaria. La "decencia" ética es residual, y lo es en la clase política poreque lo es en la sociedad.
Lo sustancial no es que la clase política dirigente se desentienda; lo sustancial es que esos dirigentes no necesitan, ¡para nada!, implicarse ni ser políticamente o humanamente consecuentes. No lo necesitan por una simple razón: Porque a la práctica totalidad de los votantes españoles les importa un rábano lo que ocurra en El Aaiún.. ¡Que digo en El Aaiún!, no les importa un rábano ni lo que ocurre en los barrios periféricos de las grandes ciudades españolas.
Eso es lo que, por lo menos a mí, más me preocupa y me indigna. Mucho más que la actitud del PSOE, PP, CiU, PNV, etc.
Saludos.
NOTA: Simplifico, evidentemente, sólo trato de reflejar que quizá deberíamos estar menos pendientes de la clase política y, en cambio, esmerarnos más en demostrar a los ciudadanos que poco a poco estamos "suicidándonos".

Félix Soria dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.