11 agosto 2010

Marruecos, un vecino entrañable


Uno de nuestros vecinos tiene la costumbre de tocarnos las narices de manera cíclica. Ahora, diversas asociaciones no gubernamentales marroquíes denuncian "malos tratos y agresiones racistas" por parte de la policía y de la Guardia Civil españolas en los pasos fronterizos de Ceuta y Melilla, en una campaña que cualquiera medianamente informado intuye que está orquestada desde las más altas instancias del reino de Marruecos. Nada dicen, sin embargo, de la negativa de muchísimos de sus compatriotas varones a facilitar la documentación a las policías –aquí sí que es determinante el sexo– españolas que ejercen su trabajo en ambas ciudades porque lo consideran un ataque a su... digamos "virilidad".

El penúltimo capítulo, anteayer. Rabat envío su quinto comunicado denunciando esa actitud “racista” por parte de la policía española que, como era de esperar, ha obtenido una respuesta conciliadora por parte del presidente Zapatero. Un espíritu tan plausible como absolutamente inútil y perjudicial, cuando se trata de parar los pies a ese niñato estúpido que sólo sabe patalear para exigir sus antojitos.

Leer información de I. Cembrero en EL PAÍS

La foto está tomada de EL PAÍS ¿Ciudades ocupadas? ¡Cuánto podríamos hablar de ciudades ocupadas! Y de malos tratos, de vejaciones, incluso de torturas.
.
Actualización del 12 de agosto
Parece ser que el rey Juan Carlos I ha llamado por teléfono a su homólogo Mohamed VI para solucionar este "incidente" diplomático. Si esa llamada se ha producido, imagino que habrá sido a petición del presidente Zapatero. Un nuevo error que no hará más que fortalecer las aspiraciones de nuestro "entrañable vecino".
.
"El fin de una hermosa amistad" por Luis Ayllón en ABC acceder

5 comentarios:

Rais dijo...

Al leer la noticia en un periódico, lo primero que he hecho es venir directamente a este blog. Ya veo que la indignación la compartimos muchos. Un post rápido y acertado. Lo que no sabía yo es que encima varones marroquíes se negaban a enseñar la documentación a policias mujeres españolas. Lo que nos falataba es que vinieran a darnos lecciones de derechos humanos y libertad. Lo que no entiendo ni quiero entender es por qué nuestros gobernantes hacen lo que no haría ningún español con un mínimo de amor propio y dignidad. No se trata de poner al rey de Marruecos en su sitio, sino de poner a los nuestros en el suyo y hacer las cosas bien.

Anónimo dijo...

Creo que "asociaciones no gubernamentales marroquies" debería ir entre comillas. No porque lo sean a no, sino porque siguen directrices del gobierno marroquí.

LUIS AYLLÓN dijo...

Tal vez aleccionado por ideas tan nobles, José Luis Rodríguez Zapatero viajó a Marruecos y ofreció su amistad a Mohamed VI, incluso cuando éste se hallaba en plena pelea con el Gobierno de José María Aznar. El gesto lo consideraron muchos de dudosa honestidad para el momento, pero, desde luego, el encuentro, aunque no fue en Casablanca, sí supuso el comienzo de una hermosa amistad.
Con Moratinos como baluarte, Zapatero se decantó claramente del lado marroquí en el conflicto del Sahara, que pensaba ingenuamente resolver en seis meses. Todo fueron facilidades para Rabat, incluidos los apoyos para una relación privilegiada con Europa.
Desde hace algunos meses, sin embargo, Zapatero ha comenzado a descubrir que el amigo tiene algunos defectos y sus actuaciones bastantes efectos, que no son nada positivos. Al «caso Aminetu Haidar» del pasado mes de diciembre, se une la ofensiva de los últimos días, para la que el Gobierno —perplejo— no encuentra explicación alguna.
Quizás haya que recordar que Marruecos tiene una especial habilidad para sacar réditos de España cuando ve signos de debilidad en sus gobiernos. Pero, en cualquier caso, ¿de qué han servido tantos halagos y expresiones de amistad y buena vecindad? Se supone que entre amigos las cosas se dicen con claridad, pero, por lo visto, no es así en este caso, hasta el punto de que para saber qué es lo que puede estar buscando Mohamed VI, Zapatero ha tenido que recurrir a Don Juan Carlos.

Antònia Pons Valldosera dijo...

Yo tengo la impresión de que en Marruecos sucede algo gordo de lo cual no tenemos ni idea porque allí la prensa dice lo que el sultán quiere oír. Indefectiblemente siempre que hay un problema Ceuta y Melilla salen a la palestra.
También creo que M6 piensa que el tiempo se está acabando. El gobierno de ZP está agotado y las encuestas le son muy adversas. Por tanto necesita el apoyo explícito a su Plan de Regionalización que aunque de facto quizás lo tiene, no lo ha tenido y está presionando.
Sabe que con el PP gobernando va a tenerlo mucho más difícil que con Moratinos. No nos olvidemos de Perejil.
Creo haber leído que Hassán II a cambio del Sahara, se comprometió a dejar aparcadas las ansias anexionistas sobre Ceuta, Melilla y las Canarias aunque no recuerdo si fue un pacto "entre caballeros" o hay documentación.
No creo que la sangre llegue al río.
Un abrazo

Antònia Pons Valldosera dijo...

Lo tiene implícito, quise decir.