26 junio 2010

Lavado de cara

Quienes visitáis CAMINANDO con cierta asiduidad habréis notado el cambio de imagen del blog. La verdad es que me apetecía una renovación después de casi cinco años, una especie de lavado de cara. Posiblemente le daré algunas vueltas en los próximos días.

Me va a costar no ver el faro en la esquina superior izquierda. Me gustaba por el simbolismo que tiene esa imagen, así que compensaré esa pérdida trayendo una de las frases que encabezaron la bitácora durante la primera fase de su andadura:

Somos lo que hacemos.
Fundamentalmente aquello que hacemos
para cambiar lo que somos.

Eduardo Galeano

8 comentarios:

migramundo dijo...

Renovarse siempre aporta nuevos impulsos. Yo lo estoy pensando. Bien hecho. Saludos.

Merche Pallarés dijo...

¡Ay, cuántos estais cambiando de "look"! No sé qué decirte, si me gusta o no, creo que más bien, no. Sé que hay que ser creativo y cambiar de vez en cuando pero yo no me deshago de mi querida Victoria de Samotracia que, por cierto, me la puso el amigo que me hizo el blog, ¡ni muerta! Besotes, M.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Me gusta el cambio, Fran. Y el color de arena del fondo. Yo estoy pensando hacer lo mismo. A ver si en vacaciones me animo.
Feliz San Pedro.

Alicia Mora dijo...

Me gusta también el cambio. Yo también he hecho algunos retoques.Un abrazo desde los Lápices para la Paz.

Antònia Pons Valldosera dijo...

Me encanta!
llevo unos días con mucho trabajo.
Un abrazo.

Chejdan dijo...

me ha gustado el lavado de cara.
te sugiero que le des un poco más de ancho, en bloger se puede hacer, quedará más chula aún.

saludos
chejdan

Francisco O. Campillo dijo...

Os agradezco vuestras opiniones. Es agradable ver que hay alguien más a quien le importa CAMINANDO.

Chejdan, he ampliado el ancho del blog un poquito. Temo que si lo amplío más no se vea bien en algunas máquinas.

joaquinarr@hotmail.com dijo...

Bueno, al principio choca un poco, como cuando te cambias radicalmente de peinado y te cuesta reconocerte en el espejo. Pero creo que gana con el cambio en atractivo para la vista, aunque sigo pensando que la letra gris sobre fondo blanco es un castigo para los ojos.