24 junio 2010

El mundo entero se empobrece por la pérdida de Saramago


Reproducimos la carta de condolencia que ha enviado Aminetu Haidar a Pilar del Río, viuda de José Saramago. En la imagen, Saramago visita a Aminetu durante su huelga de hambre en el aeropuerto de Lanzarote.

Ante todo, expreso mis más sinceras condolencias a todos los seres queridos de José Saramago, y de manera especial a Pilar del Río y Violante Saramago. La pérdida de José Saramago no es un hecho puntual que atañe sólo a un círculo reducido de personas sino que es un evento universal que, de alguna manera, ha azotado el planeta. José Saramago se ha ido y la Humanidad se ha quedado huérfana pero, sobre todo, nos hemos quedado huérfanos nosotros, los más débiles, los que luchamos día a día por sobrevivir, por llevarnos a la boca una migaja de libertad, por respirar aires de igualdad y respeto… es por ello que José Saramago siempre estará con nosotros. El espíritu de Saramago nos acompañará eternamente con su solidaridad incondicional y su apoyo libre y honesto, como lo hizo conmigo personalmente y, a través de mí, con todo el pueblo saharaui. Todavía recuerdo esa última aparición pública suya en el aeropuerto de Lanzarote, donde se estaba librando, una vez más, la eterna batalla del bien y del mal, del débil y del fuerte, del oprimido y del opresor. Se presentó tranquilamente en la primera línea del frente y me saludó con dulces palabras y una muestra de empatía sin igual. No olvidaré jamás sus sabias palabras en esos aciagos y duros momentos con las que me aconsejaba “no te mueras, todavía te queda mucho que hacer y muchas batallas que librar”. Ahora, él se ha ido, pero está y estará presente en todas las batallas por la libertad, la igualdad y la justicia. El legado de Saramago vivirá para siempre en la mente de miles de generaciones, pues es un compendio de amor a los valores humanos y de respeto al ser humano y su dignidad. Y como él mismo dijo, “si los seres humanos no resuelven los graves problemas que afectan el mundo, las condiciones de vida de la humanidad empeorarán”. Esperemos que el ser humano tome nota.

Hasta luego, Saramago, todos te queremos.

Aminetu Haidar
El Aaiún, Sáhara Occidental

6 comentarios:

Francisco O. Campillo dijo...

Desde aquí, me sumo a las condolencias por la pérdida de José Saramago, uno de los faros que nos han alumbrado con su inquebrantable compromiso.

Anónimo dijo...

el puebo saharaui ha perdido un gran defensor de su causa,un hombre honesto, franco, comprometido con con los mas debiles,el hombre comprometido con la dignidad humana.
MOHAMED

Merche Pallarés dijo...

Una gran pérdida para toda la humanidad como bien dice Aminetu en su conmovedora misiva. Besotes, M.

Antònia Pons Valldosera dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Antònia Pons Valldosera dijo...

¡Qué carta tan bella! Los hombres desaparecemos pero el amor nunca se acaba.Los hombres somos mortales pero las Causas Justas permanecen.
Sí, ahora estamos todos un poco más solos y un poco más huérfanos, sin embargo su legado ahí está para quien quiera escucharlo o recoger el testigo.
Descanse en paz.
Un abrazo a todos.

Anónimo dijo...

Saramago no sólo era un gran escritor, sino también un hombre de principio, de ética. Era un ejemplo en estos tiempos de mercadeo de idiologías, de todo. Era consecuente con sus principios. Y lo que decía lo hacía. Nunca dejó de denunciar la hipocresía y la sumisión al neoliberalismo de los socialistas portugueses y españoles. Ahora cuando ha muerto se llenan la boca de palabras vacías, grandilocuentes.Qué pena.
Es un referente moral para tod@s y estos días los saharauis nos sentimos un poco más huérfanos.
Descanse en paz (a ver si la iglesia le deja)