22 marzo 2010

Los más altos, los más fuertes

Todavía hay infinidad de europeos que no son capaces de comprender la magnitud de la deuda que mantenemos con África. Son los que miran como a un intruso –cuando no algo peor- al negro que con su mejor sonrisa pretende vendernos algo de su muestrario mientras tomamos unas cañas.

Para ellos, esta pregunta que acabo de oír en la radio de boca de Eduardo Garrigues.

¿Cómo sería hoy Europa si durante más de cuatrocientos años nos hubiesen robado a los más altos, los más fuertes, los más inteligentes, y se los hubiesen llevado lejos, sin ninguna posibilidad de retorno?

2 comentarios:

Merche Pallarés dijo...

Como dijo Gore Vidal, los negros quizá no tengan demasiado cerebro pero tienen mucho más corazón que los blancos. Besotes, M.

Francisco O. Campillo dijo...

No creo que los negros tengan ni más ni menos cerebro que los blancos, que los amarillos o que los multicolores. Lo que sí es indiscutible es que tienen menos oportunidades para desarrollar sus potencialidades.
Y por cierto, convendría que no olvidásemos que nuestra especie nace en África.