08 octubre 2009

Los gritos del silencio

Ali Salem Tamek, Brahim Dahan, Rachid Sghaïr, Nassiri Hamadi, Yehdih Terruzi, Saleh Loubeihi y Degja Lechgar son siete destacados activistas saharauis a favor de los derechos fundamentales de su pueblo que hace unos días viajaron a los campamentos de refugiados de Tinduf para convivir con aquellos compatriotas que no pueden pisar la tierra de sus padres.

Hoy, cuando regresaban a sus casas, han sido secuestrados por las autoridades marroquíes en el aeropuerto de Casablanca. Así lo denuncia
POEMARIO.

Y ahora, mientras escribo estas líneas, no puedo dejar de pensar que al poner mi dedo sobre las teclas, muy posiblemente alguien les esté golpeando impunemente. Soy consciente que sabían a lo que se arriesgaban cuando decidieron viajar a los campamentos, y sé que ellos han protagonizado huelgas de hambre que nos harían palidecer, que han sufrido torturas… pero siento que…

¿Qué podría decir?

Podrán matarnos,
pero no morirnos
Blas de Otero

7 comentarios:

Antònia Pons Valldosera dijo...

Impotencia,mucha impotencia.
Un abrazo.

Merche Pallarés dijo...

¡Pobrecillos! Cuánta injusticia... Besotes, M.

Cornelivs dijo...

Un abrazo y feliz fin de semana...!

Félix Soria dijo...

He recogido en mi blog tu información.
Ya es la una del mediodía del viernes y apenas he visto reflejado el suceso en los medios españoles...
Siento vergüenza ajena.

Martín Bolívar dijo...

Impotencia ante tantas cosas que ocurren en el mundo, coincido con Antònia Pons Valdosera.

migramundo dijo...

A mí me parece increíble que no haya organizaciones internacionales que tengan la fuerza, el poder suficiente para acabar con los atropellos morales, con la incuria y la maldad en la forma de gobernar, con la tiranía de la sinrazón y la intimidación de los poderosos. Un abrazo.

Philadelphia dijo...

Un abrazo