27 septiembre 2009

Salir al aire


¡Hay que salir al aire
deprisa!
tocando nuestras flautas,
alcanzando nuestros soles,
quemando la alegría.
Hay que invadir el día,
apresurar el paso,
¡deprisa!
antes que se nos eche
la noche encima.
Hay que salir al aire,
desatar la alegría,
llenar el universo
con nuestras vidas,
decir nuestra palabra
porque tenemos prisa.
Y hay muchas cosas nuestras
que acaso no se digan.
Hay que invadir el día
tocando nuestras flautas,
alcanzando nuestros soles,
quemando la alegría.

José Hierro

7 comentarios:

Francisco O. Campillo dijo...

Quienes seguís este blog de manera habitual sabéis que de vez en cuando aparece alguna poesía a la que no suelo añadir ningún texto.

Hoy aparece una de José Hierro; tal vez la que más ha influido en mi vida; pero no está aquí por eso, ni muchísimo menos.

SALIR AL AIRE es uno de los motores de CAMINANDO EN EL DESIERTO porque cada uno de sus versos conforman la "filosofía" que alienta este humilde blog.

Me atrevo a pediros que la "saboreéis", es gratis... aunque no me hago responsable de los efectos secundarios ;-)

Cornelivs dijo...

Un abrazo.

Félix Soria dijo...

Francisco, sinceramente: Gracias por los versos, me han permitido bajar la persiana del domingo con una lectura placentera que añado a las que ya te debo.
Un abrazo muy fuerte.

Merche Pallarés dijo...

¡Magnífico José Hierro! Al principio pensé que ese poema--que no conocía--estaba escrito por un saharauí... La verdad es que le va a su causa como anillo al dedo. Besotes, M.

BIPOLAR dijo...

ofrece mucha fuerza, será porque es de Hierro.

Vital

Antònia Pons Valldosera dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Antònia Pons Valldosera dijo...

Estoy un poco dormida. He escrito un comment que correspondía al otro post.
Hay que salir al aire y aprovechar la vida...