17 agosto 2009

Una de ombliguismo con disculpas anticipadas

El post anterior no fue nada fácil de escribir. Por eso, decidí curarme en salud y titularlo “Un análisis muy discutible”. Intuía que podría escocer a gentes a quienes aprecio sinceramente. Sin embargo, decidí publicarlo porque allí se refleja parte de lo que pienso.

Durante esta andadura he mantenido opiniones que no me resultan “cómodas” de exponer… y seguiré haciéndolo así porque en caso contrario dejaría de ser yo. En su día denuncié la situación de los últimos presos de guerra marroquíes que permanecían en poder del Polisario porque me parecía algo inadmisible. Más tarde tuve que abandonar el grupo con el colaboraba porque no compartía su modelo de dirección. No sigo porque anuncié “una de ombliguismo”, no el menú completo. Así que en este trecho he sufrido dolorosas decepciones personales ¡Ojo! tampoco es para tanto, es simplemente vivir.

Y sigo subiendo mis opiniones a este blog porque creo que el pueblo saharaui debe tener la oportunidad de decidir su futuro y porque no debemos permitir que generación tras generación se rompan los sueños de unos jóvenes que en nada se diferencian de mis propias hijas. Bueno sí, en su horizonte existen algunas diferencias tan evidentes y bochornosas que me niego a aceptarlas.

6 comentarios:

Antònia P. dijo...

Fran, a veces para ser coherentes con nuestras propias convicciones tenemos que pagar un peaje que puede doler.
Ya me imagino que el post anterior no fue fácil de redactar.
Ya te dejé un extenso comentario sobre lo que pienso del tema. Que habrá muchos y muy graves problemas. Que tendrán que afrontarlos y solucionarlos como mejor sepan y puedan.
Nunca he creído que "una amplia autonomía" vaya a resolver nada, al contrario. Si firmaran un acuerdo de este tipo sin garantías (y no las habría porque M6 se pasa todo por el arco de triunfo) sería un suicidio.
Sin embargo creo y pienso lo mismo: que los sueños no pueden romperse, más ya no. Y que el futuro que aún está lejano para tus hijas, para las mías biólogicas es su presente y para mi querida hija saharaui también. Las diferencias son tan abismales que me niego a aceptarlas, simplemente no puedo concebir que estos jóvenes desperdicien su vida en el refugio.
Espero que mi extenso comentario de ayer no te molestara pero por si acaso debo manifestar que expuse lo que pienso, lo que he visto, sin más pretensión.
Confiemos en que las negociaciones den su fruto y que, en un futuro, ambos pueblos valoren más aquello que les une que lo que les separa.
Un abrazo.

Francisco O. Campillo dijo...

Antònia

Tu comentario de ayer no solo no me molestó sino que me ha hecho reflexionar ¿qué más se puede pedir?

Un abrazote solidario ;-)

Anónimo dijo...

Como sigáis así terminaréis a besos, y sentados a diestra y siniestra de Rguez Zapatero, buscando más lo que nos une que lo que nos separa.

Podéis empezar conmigo. ¿Me podéis decir lo que me une a los marroquíes? Perdí a mi abuelo huyendo de la ocupación marroquí, mi padre nos abandonó para pasarse a Marruecos traicionando a su pueblo, y a mi me partieron la vida durante décadas.

Por favor, dejar de miraros el ombligo.
Salek M.

Merche Pallarés dijo...

Esperemos que llegue la mejor solución para todos. Ya está bien de tanto dolor y decepción. Besotes, M.

Antònia P. dijo...

Salek, por lo que a mi se refiere no sé cómo terminaré pero sentada a la diestra o a la siniestra de Zapatero ya te aseguro ahora que no.
Si has leído mi comentario al post anterior de Fran verás todo lo que opino del tema que en resumen es: no va a ser fácil. Y eso que sólo he podido entrever la tragedia continuada de tu pueblo.
Te recomiendo que leas La entrevista a Jadad en el diario de Menorca
Verás que dice casi lo mismo que Fran.
Y aunque todas las opiniones son respetables, tengo que decirte que me parece que este no es el lugar para soltar tu exabrupto inmerecido e injusto.
Los enemigos no están aquí, eso me consta.
Buenos días.

Francisco O. Campillo dijo...

Salek

Ya he pedido perdón por el ombliguismo del post en su título así que no lo haré más veces.

Acepto tu crítica porque creo que es lo que toca, pero te pediría que reflexionases de nuevo porque por mi parte, seguiré buscando mucho más aquello que nos une que lo que nos separa.

Finalmente, y sobre tu drama personal ¿qué puedo decirte? esto es un blog en la Red, nada más. Sólo me queda enviarte un abrazo.