11 julio 2009

Sonrisa con hogar prestado al fondo


Seguro que ahora estará pensando lo lejos que está su casa. Posiblemente habrá pasado alguna noche en vela recordando a sus padres, a sus hermanos, a sus amigos. Sabe que la familia que le acoge este verano le quiere, pero… No es fácil de explicar.

La foto es de
Pep

3 comentarios:

Antònia P. dijo...

No es fácil, es cierto, desde nuestra óptica llegar a entender que quieren y deben regresar con los suyos.
En el primer mundo somos esclavos de nuestras comodidades.
Un abrazo.

Merche Pallarés dijo...

Querido Fran, he leido tus últimos cuatro posts, fantásticos todos como siempre. La carita de este niño me ha llegado al alma. Me figuro su "morriña/saudade", encontrarse en un mundo tan diferente de su Hamada, de su desierto, ver el mar por, quizá la primera vez en su vida... Besotes, M.

José Núñez de Cela dijo...

Mi experiencia se reduce a menos de una semana... y la suya, y su casa siempre está presente. Lo que para nosotros es sencillo y nirmal, para él todo un mundo nuevo.Sólo espero que le sirva de algo

www.jancarti.blogspot.com