07 mayo 2009

Digo vivir

Porque vivir se ha puesto al rojo vivo.
(Siempre la sangre, oh Dios, fue colorada.)
Digo vivir, vivir como si nada
hubiese de quedar de lo que escribo.

Porque escribir es viento fugitivo,
y publicar, columna arrinconada.
Digo vivir, vivir a pulso, airada-
mente morir, citar desde el estribo.

Vuelvo a la vida con mi muerte al hombro,
abominando cuanto he escrito: escombro
del hombre aquel que fui cuando callaba.

Ahora vuelvo a mi ser, torno a mi obra
más inmortal: aquella fiesta brava
del vivir y el morir. Lo demás sobra.

Blas de Otero

6 comentarios:

Francisco O. Campillo dijo...

Este soneto ya había aparecido en CAMINANDO, pero me ha apetecido traerlo aquí de nuevo.

Antònia P. dijo...

Francisco, vivir con la muerte al hombro y escribir cual viento fugitivo y caminar... caminar siempre aunque el paso se fatigue y nos cueste encontrar palabras.
No todos podemos ser poetas ;)
Un abrazo.

Cornelivs dijo...

Lo demas sobra...

Por supuesto. Gran verdad.

Me ha encantado. UN ABRAZO!

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Volvamos a Blas de Otero. Ya es hora.

BIPOLAR dijo...

Ya decía yo que lo había leído aquí.
PERO ES TAN VITAL Y TAN BRAVO...

Raúl Urbina dijo...

Blas de Otero es uno de los poetas IMPRESCINDIBLES. Las mareas y las modas hacen que algunos estén un poco olvidados. Estoy con Pedro... Y contigo, que sé que eres devoto. Yo también, porque me ha explicado como nadie algunos rastros y restos de mi experiencia