17 abril 2009

Manos a la obra

Los seres humanos tenemos hoy la primera oportunidad de que alguien insignificante como yo –no es modestia que no tengo, sino una realidad- pueda hacer oír su voz sin tener que pedir permiso a nadie. Esa es una de las mayores aportaciones de la Red. Esa es la noticia buena… hay una mala.

Lamentablemente estamos rodeados de injusticias. No haré la relación de las felonías porque todos las conocemos, y porque el administrador del blog me prohíbe extenderme más de 20 líneas. Quienes somos conscientes de tantos desmanes ¡los pueden ver hasta los ciegos! no podemos mirar hacia otro lado.

Yo, desde aquí sólo pido una cosa: no perdamos tiempo discutiendo sobre cual o tal tema es el prioritario. Que cada cual elija a que quiere dedicar una parte de su tiempo y se ponga manos a la obra. Esta es una carrera de fondo, y de obstáculos, pero mañana es tarde.

Y me he atrevido a compartir estas divagaciones porque tengo la absoluta certeza de que la injusticia sólo la pueden combatir hombres y mujeres libres determinados a ese fin. Pues eso.

Este post, se lo quiero dedicar a mi combativa amiga
Merche

3 comentarios:

Merche Pallarés dijo...

Gracias por tu dedicatoria, mi querido Fran. Pero, ¿seremos capaces de unirnos? ¿Cómo? Esa es la quid de la cuestión... Besotes, M.

Antònia P. dijo...

Tu dedicatoria es muy acertada. Nuestra Merche es una rebelde con causa. Un espiritu joven y libre.
Tus divagaciones que compartes con nosotros están llenas de razón y de buen sentido. Pongámonos en marcha.

Un abrazo.

Dile al administrador del blog que no sea tan estricti con la extensión de los posts. (sonrisa)

conxawah dijo...

"Cuando dudes o te cuestiones, haz la siguiente prueba: recuerda el rostro del hombre más pobre y más débil que hayas visto jamás y pregúntate si el paso que estás a punto de dar va a serle de alguna utilidad. ¿Ganará algo con ellos? ¿Le devolverá cierto control sobre su vida y su destino?... Entonces verás que tus dudas se disiparán". Mahatma Gandhi