21 marzo 2009

La opulencia de los pobres

IGLESIAS
MEZQUITAS
SINAGOGAS
PAGODAS

Hermosas formas y alturas
se alzan en nombre de Dios
desafiando la miseria de los pobres
de los eternos vagabundos del señor
que pululan por las callejuelas de la vida
implorando al todopoderoso
un simple cobijo
donde abrigar su hambre de mañana.

Mohamed Salem, Ebnu
Generación de la Amistad Saharaui

4 comentarios:

Antònia P. dijo...

"Para abrigar su hambre de mañana". Conocía el oema de Ebnu aunque nunca me ha parecido tan profético como ahora.
Un abrazo.

Merche Pallarés dijo...

¡Precioso y ciertísimo este poema! Demasiados templos revestidos de oropeles mientras el pueblo pasa hambre... ¡Ay, las religiones... el opio del pueblo, nunca mejor dicho! Besotes, M.

Cornelivs dijo...

PRECIOSAS PALABRAS, ESCUETAS Y POCAS PERO MARAVILLOSAMENTE DICHAS.

NO SE PUEDE DECIR MAS CON MENOS.

ME ENCANTÓ...!

UN ABRAZO, AMIGO.

Rosa dijo...

Bellísimo, Fran.
Cuántas cosas se hacen en nombre de Dios... unas buenas y otras no tanto.
Un abrazo.