20 junio 2008

La cara oculta


No podemos perder la perspectiva. Para valorar la “oferta” marroquí de autonomía al pueblo saharaui es preciso tener una visión de conjunto. Por ello, te invito a leer este artículo publicado en EL PAÍS de hoy. Lo firma Ignacio Cembrero. Pincha para leer

La imagen corresponde a Ali Salem Tamek, destacado activista a favor de los derechos fundamentales de su pueblo. Preso en varias ocasiones por ello y protagonista de diferentes huelgas de hambre ilimitadas, una de ellas de 55 días de duración.

2 comentarios:

Salondesol dijo...

¡Indignante! "bajeza moral" eso es poco, es indignante, hay que esclarecer todo lo ocurido durante los años de plomo.

Saludos.

Antònia P. dijo...

He leído la columna de Cembrero. A Halihenna todo el mundo le conoce, saben quién es y como ha actuado a lo largo de su vida. Su leif motiv el dinero.
Habla de otro personaje que, por ahora y gracias a la libertad de expresión en Marruecos, nos quedaremos sin saber qué dijo.
Bachir Abdalà Dkhil, el tránsfuga alto cargo en el Ministerio del interior.
Este personaje conocido en Catalunya como Bachirito fue delegado en Barcelona hasta que los dirhams le convencieron.
En una ocasión vestido de Armani, zapatos italianos y pistola en la sobaquera se dedicó a enseñarla a los participantes en un acto pro saharaui. Una perla.
En una ocasión publicó un escrito-respuesta a un ataque de un conocido militante con la conclusión: los tiempos cambian y las personas también. Pero nos quedamos con las ganas de saber por qué se había caído del caballo y había abrazado la causa que antes había combatido.
Las malas lenguas polisarias dicen que fue cuestión de un varios ceros detrás de un dígito en algún banco, no precisamente de la plaza de Colón.
Un abrazo.