03 julio 2007

Atentado en Yemen


Acabo de regresar de vacaciones. Ha sido una semana muy intensa. Ahora volvemos a la normalidad. Aunque hay un grupo de siete turistas españoles que no podrán regresar a sus casas jamás. Un nuevo mazazo del terrorismo. Una visión intransigente y sectaria del Islam que pretende minar los cimientos de nuestro modelo de sociedad ha asestado un nuevo golpe ¿Se puede matar en el nombre de Dios? ¿Qué pretenden esos asesinos?
Intuyo que se avecinan buenos tiempos para los intolerantes. “Cuanto peor, mejor”. Mañana miraremos con desconfianza al magrebí. Y éste -que ha viajado hasta aquí en busca de un futuro mejor- se sentirá acosado. Y pasado, sus hijos pensarán que hay que destruir esta sociedad corrupta. Pero hoy, siete viajeros han perdido la vida.
Algunos días es realmente difícil encontrar motivos para la esperanza.
Actualización
Entre las víctimas de este atentado se encuentra un guía de nacionalidad yemení.
Actualización 2
Cuando todo parece gris, siempre hay luces de esperanza. Os invito a visitar el blog de mis hijas, ellas hacen que todo sea diferente. Ver el blog de María y Ana

2 comentarios:

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Cuánta razón tienes. El terror genera miedo y venganza y más terror. La hidra se alimenta a sí misma con sangre. Lo mejor es salir a la calle con los ojos recién lavados. Cuánta muerte, cuánta sangre.

Fran O. Campillo dijo...

¿Qué podemos hacer? ¿Estamos condenados a la intolerancia? Quiero creer que hay oportunidades de entendimiento. Por eso me repugnan quienes usan el nombre de Dios -o de cualquier causa- para sembrar el terror. Por eso, Pedro, me encantaría estar absolutamente equivocado y que la espiral de la violencia no fuese posible.