20 abril 2014

Me quedo con los amigos

El 6 de septiembre de 2005 abrí este blog. Así que soy uno de los más veteranos de lo que en tiempos se llamó la blogosfera. Tampoco tiene tanto mérito ¿Qué por qué inicié esta andadura? Muy simple: porque tenía muchas cosas que decir. Ahora, nosotros -los de entonces- ya no somos los mismos ¡Hemos cambiado tanto! Puede que se nos retuerza el colmillo por las chinitas que no salen de los viejos zapatos; pero me gusta creer que jamás perderemos la ilusión.

Cuando me convencí de que no bebería el vino más rojo mirando hacia el Atlántico desde tierra saharaui, he esperado pacientemente la noche en la que pudiese escribir hermosos versos tristes de despedida, pero no llega. Así que no dilataré por más tiempo el cierre. Mi padre lo resumía en una frase: "Inútil es alargar la jodienda cuando la prebenda es corta". Pues eso.

Ha sido un trecho largo, del que me siento moderadamente orgulloso. No tanto por la calidad, sino porque cada paso ha sido honesto. Y eso, en estos tiempos de zozobra, es mucho. A buen seguro, no repetiría este blog tal cual está con lo que hoy sé, pero cuando escribí cada una de sus líneas, lo hice como el viejo caballero andante que sabe que su único linaje son sus obras.

Pero no quiero recordar el pasado. Porque yo soy más de salir al aire. Y de charlar con quien me encuentre. Gracias a ello he visto que puedo compartir senda con gentes con las que mantengo grandes diferencias. Yo no te juzgo si tú me aceptas tal cual soy. Sí, ya sé que esa afirmación cojea, pero nunca dije que yo fuese un santo.

Aquí, en la Red, queda una parte de mí, tal vez mi mejor yo. Pero ahora toca abrir nuevas veredas. Y si me pidiesen que eligiese algo de estos años caminando en el desierto, no lo dudaría: me quedo con los amigos. Con quienes de una manera u otra he sentido cercanos. Con quienes me han acompañado. Con quienes me han hecho reír, y reflexionar; y cuestionarme principios que nunca son inalterables. Lo dicho, me quedo con los amigos.

Actualización

La despedida de Antónia, aquí, y la de Pedro, aquí

9 comentarios:

Pedro Ojeda Escudero dijo...

He de reconocer que he sentido cómo se me apretaba el nudo del estómago, querido Fran. Un fuerte abrazo.

Blogofago dijo...

Yo tomé hace tiempo esa misma decisión, y poco a poco..sin prisa y sin expectativas he regresado... Creo que esto tiene algo de adictivo, asi que te deseo que el "mono" sea leve y amable.

Un abrazo

Antònia Pons dijo...

Solo espero que me consideres así: una amiga. Este blog siempre fue un referente para mi por lo que decías por cómo lo decías, por tu constancia y tenacidad y por tu sentido del humor. Vuelve pronto y no te olvides de nosotros.

Raúl Urbina dijo...

La verdad es que el panorama de la extinta Burgosfera es desolador. De los fundadores, solo queda Pedro (aunque Blogófago afortunadamente, haya vuelto con otros proyectos).

Yo te sigo imaginando contando cosas. Ahora te veo contando carreras y esfuerzos a través de imágenes.

Como dice José Antonio, la despedida puede ser, a la larga, un regreso.

Un fuerte abrazo. Yo,sinceramente, no puedo imaginar un mundo en el que no se camine en el desierto.

Antònia Pons dijo...

http://antonietarasd.tumblr.com/post/83398991343/caminando-en-el-desierto
Sirvan mis palabras para agradecerte todo lo que nos has enseñado.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

http://laacequia.blogspot.com.es/2014/04/la-despedida-de-caminando-en-el-desierto.html

Merche Pallarés dijo...

Querido Francisco, mucha, mucha suerte en tu nueva andadura informática. ¿Por qué no te apuntas a Facebook? Estamos casi todos ahí. Para mi es mucho más liviano y fácil que mantener un blog. Te deseo a ti a Ana y las niñas (un decir porque ya son todas unas mujercitas...) todo lo mejor querido amigo. Muchos besotes, M.

José Núñez de Cela dijo...

Ha sido un placer leerte este tiempo y haber colaborado mínimamente en Shukram. Estas iniciativas son necesarias, bien lo sabes. Ánimo y suerte en todo lo que emprendas!

Un fuerte abrazo!

Francisco O. Campillo dijo...

Pedro, Blogofago, Antònia, Raúl, Merche, José...

... gracias, shukran por vuestras cariñosas palabras. Ha sido una andadura variopinta, pero cuando vuelvo por aquí, creo que lo puedo hacer con la cabeza alta, y mirar cara a cara a los amigos ;-)