25 octubre 2013

Día de lluvia

El pasado fin de semana, un amigo que lee de vez en vez este blog, me dijo que, al visitarlo, se notaba que estaba cansado. Anteayer, otra amiga, me preguntó por el Sáhara. Fue una de las donantes que, hace ya casi diez años, contribuyeron a crear un conjunto de pequeñas bibliotecas y centros de ocio para jóvenes en las dairas del campamento de refugiados de El Aaiún ¿Qué es de los saharauis? No supe contestar. No es que no conozca lo que ocurre, es que no sé cómo explicarlo.
Esta semana he recibido un email de otro amigo que está en los campamentos en este momento. El mundo es un pañuelo, le puso de encabezamiento al mensaje. Y me contaba que se había encontrado en Rabuni con una chica que me conocía. Basta que le digas "María" y "Sáhara" y él entenderá. Por una de esas casualidades, ha bastado con esas dos palabras, aunque faltaba al menos otra. Y he recordado un tiempo de ilusión... que terminó en fracaso.
Así que aquí seguimos: cansados. Y un poquito como este día de lluvia en Burgos, tristones.
.
En un par de semanas nos manifestaremos en Madrid. Será en una fecha próxima al 14 de noviembre porque tal día como ese, en 1975, se firmaron los Acuerdos Tripartitos por los que España cedía la administración del Sáhara Occidental a Marruecos y Mauritania. La actitud de aquella españa oficial hacia el pueblo saharaui fue miserable, y la que han mantenido todos y cada uno de los gobiernos democráticos que se han sucedido desde entonces... vergonzosa.
Hoy, la tierra en la que pago mis impuestos está recorrida por mareas de todos los colores que protestan por unos recortes detestados por la inmensa mayoría, pero que nadie sabe cómo evitar. La enseñanza es básica, dicen los enseñantes; la sanidad es fundamental, afirman los sanitarios. Algunos han llegado hasta a convocar esperpentos de votaciones en las que los mayores de... ¡14 años!, deben contestar si están a favor o en contra de los recortes de la educación. Como siempre entendí el voto como un derecho fundamental que supone, a la vez, un compromiso cívico, algunas gilipolleces me producen arcadas. Pero a lo que vamos, en este panorama desolador ¿a quien le importa un carajo el Sáhara? Y sin embargo, desde aquel 14 de noviembre de 1975 la sociedad española ha demostrado su verdadero nivel ético ¿Que casi nadie conoce la realidad? Ya, al igual que he visto año tras año que ese tema es bueno cuando estás en la oposición, pero se olvida en el gobierno. Yo no me olvido, tal vez porque siempre estoy en la oposición.
Así que aquí seguimos: cansados. Y un poquito como este día de lluvia en Burgos, tristones.

4 comentarios:

José María dijo...

14 de noviembre. ¿Hay cita?

Pedro Ojeda Escudero dijo...

pero necesarios, querido Fran.

Antònia Pons dijo...

Esa es una carrera larga en la que se siente la soledad del corredor de fondo, pero ahí estamos, muchas veces tristes, cansados y más viejos pero estamos aunque nos paremos un poco al borde del camino.
Un abrazo.

joaquina dijo...

Aunque cansados, agobiados, asqueados,... siempre hay tiempo para acordarse de los olvidados,y ganas de ofrecer lo poco que uno tiene para poner el granito para construir un munco mejor. Qué nos queda sino?