04 mayo 2013

Marruecos fracasa en el Sáhara, por Bernabé López

Hoy se publica la tribuna "Marruecos fracasa en el Sáhara" firmada por Bernabé López. En esencia, la tesis que se defiende es que Marruecos no ha avanzado ni un ápice en la construcción de los espacios de libertad imprescindibles para que el plan de autonomía para el Sáhara que hizo público hace seis años concite las mínimas adhesiones que lo hagan viable, restándose de ese modo toda credibilidad. Como mi interpretación puede ser muy discutible, te invito a leer la tribuna aquí.

Para mí es importante que sea Bernabé López, precisamente, quien ponga negro sobre blanco ese punto de vista. En este caso, solo el nombre del firmante produce reacciones de rechazo en el movimiento solidario a favor del Sáhara. Sin embargo, y si evitamos los prejuicios, es incuestionable que las posiciones defendidas por López han experimentado una notable evolución. Ya le he dicho antes en este mismo espacio.

En su momento, yo mismo consideré la autonomía como un paso que debía ser analizado en profundidad como una posible vía para que los saharauis pudiesen retornar a su territorio y constituir allí un partido político que defendiese el objetivo de la independencia desde un nuevo marco de legalidad. Por  contra, cuando he expuesto esa postura con los saharauis que he tenido oportunidad, siempre han insistido en un punto de capital importancia. No podemos establecer ningún tipo de paralelismo entre el modelo de autonomía que conocemos en España y el que impondría el reino de Marruecos porque los fundamentos democráticos de ambos estados son radicalmente diferentes. De hecho, la palabra democracia parece que le viene muy grande al reino feudal por muchos afeites que se aplique.

Parece ser que esa circunstancia, que vieron con notable nitidez mis amigos del desierto ha sido ahora descubierta por Bernabé López. Espero que las naciones occidentales se iluminen pronto sobre este delicado asunto. Y así como López ha tenido la valentía de rectificar su posición y hacer pública su opinión, los países que pueden ejercer -y de hecho ejercen- su influencia en la zona, actúen de manera consecuente.   

2 comentarios:

Antònia Pons dijo...

El ilustre profesor es un maestro en el arte de hoy decir blanco y mañana negro. Me gustaría conocer sus verdaderas motivaciones porque lo que expone hoy se sabía desde el primer el día y constituye un torpe intento de desvíar el debate que no es si en Marruecos hay más o menos democracia. El debate es el inalienable derecho de los pueblos a decidir por si mismos qué quieren ser. Ni regionalizaciones avanzadas, ni estados asociados si los saharauis no quieren. En cuanto a nuestro Bachirito, vergüenza debería darle poner su nombre negro sobre blanco. Se puede ser disidente y vivir esa disidencia con dignidad, Bachir Abdalá la perdió el día que se dejó fotografíar para aparecer en un panfleto infumable donde se autodenominaba sequestré.
Lo que diga ahora tiene muy poca credibilidad, al menos para mí como si lo dijera Jalijenna, otro que tal.
Bernie hace tiempo que no sale en los medios ni nadie le invita a participar en jornadas universitarias y si le invitan no va nadie porque su crédito está muy mermado. Así que ahora debe creer que puede mudar de piel como la serpiente que es.
Con su pan se lo coma. Si sus convicciones políticas tienen un precio es su problema. Ya le hemos visto demasiadas chaquetas distintas como para tomarle en serio.
Un abrazo.

Miguel dijo...

Yo soy de los que pienso que el régimen marroquí no ha podido actuar mas torpemente en el asunto del Sáhara Occidental.Ni ha sabido "ganarse" a la inmensa mayoría de los saharauis,al reves duro y a la cabeza,ni ha sido inteligente al negarse en redondo a aceptar la propuesta americana de vigilancia y control de los DD.HH.Y los resultados se están viendo estos días:muchas manifestaciones muy numerosas,muchas banderas saharauis exhibiéndose delante de la policia e incluso enfrentamientos muy violentos en el sur de Marruecos.Y es que el que siembra vientos recoge tempestades.