19 febrero 2013

La responsabilidad de una ministra

¿Es una persona responsable de los delitos que cometa otra? No, en la inmensa mayoría de los casos. Y así lo dictaminará la Justicia si se le consulta.
Ahora bien, si una individua baja a su garaje y ve un pedazo de coche que sabe que no puede salir ni de su sueldo ni del de su marido, tendrá que hablar con él.
-¿Nos ha tocado la lotería y no me lo has dicho, cariño?
Porque si calla, yo solo veo dos posibilidades: o esa persona es una paniaguada-trincadora-conyugal, o una tonta de baba. En ninguno de ambos casos -y en el supuesto de que yo fuese español- me gustaría que alguien así siguiese dedicando sus esfuerzos a algo tan delicado y complejo como la gestión de la sanidad de un país ¡Joder! ¡Qué se la van a meter doblada día si y día también!

Actualización del 20 de febrero. Leído en EL PAÍS


Yo creo a la ministra Ana Mato cuando dice que no sabía cuánto dinero ganaba su marido, que no sabía quién pagaba sus viajes por España y por el extranjero ni las fiestas de comunión y cumpleaños de sus hijos. Cuando vio a su marido con un Jaguar rojo modelo Gürtel tal vez pensó que era un regalo a todos los alcaldes del Partido Popular, algo perfectamente normal y cotidiano.
Yo creo a la ministra en todas sus declaraciones, pero me pregunto qué hace una persona tan crédula y tan ingenua que no sabe ni lo que ocurre en su casa dirigiendo el Ministerio de Sanidad.— Elisa González Díaz.

2 comentarios:

Antònia Pons dijo...

Depende, es que las mujeres enemoradas somos muy crédulas. El peazo coche era de segunda mano y los bolsos de Loewe de imitación de los chinos. ¿No dicen que el amor se basa en la confianza mutua? pues eso, confiaba en su querido esposo. Por eso su unión sigue tan sólida.
¿O no? Ahora me he liado con eso de las parejas y las esposas que no saben nada.
Cosas de la edad.

Aldabra dijo...

hay que recocerle a la tía el mérito de "aguantar" con un par los envites... es que tiene un rostro que ya le vale...

NO TIENEN VERGÜENZA, NI LOS UNOS NI LOS OTROS, NI LOS DE MÁS ALLÁ...

me da pavor oir las noticias, leer tantos y tantos titulares...

Y LO MISMO VALE PARA LA INFANTA...

¡pobres mujeres que no se enteran de nada!

¡que penita me dan!... estoy por cortarme la venas.


¡siento tanta indignación!

biquiños,