16 septiembre 2012

Conmigo que no cuenten, por Carmen Posadas

He tenido que esperar una semana a que este excelente artículo de Carmen Posadas esté disponible en la Red para poder invitarte a leerlo.

El otro día recibí un correo electrónico que decía más o menos: «Queremos proponerle una hermosa acción solidaria. Somos una joyería de alta gama y estamos contactando con personalidades de todos los ámbitos, futbolistas famosos, cantantes, escritores, actores, actrices, etcétera, para que se fotografíen con nuestras joyas. La remuneración (simbólica, puesto que se trata de un acto solidario) que ustedes percibirían será donada íntegramente a la ONG de su elección y las fotos tendrán gran difusión en prensa». Tuve que leer el e-mail un par de veces, porque soy dura de mollera. Si no entendí mal, esta joyería de alta gama pretendía fichar a quienes ellos llaman personalidades y famosos para que les hicieran sencillamente una campaña de marketing. O sea, tú pon la jeta que yo me beneficio y, además, todos me aplauden porque soy muy bueno y muy solidario. Continuar

2 comentarios:

Merche Pallarés dijo...

Estoy de acuerdo con este artículo de Carmen Posadas. Siempre he pensado que tanto festival "benéfico", sean actuaciones, comidas/cenas, o como en este caso publicidad de joyas, tenía truco. Besotes, M.

Antònia Pons Valldosera dijo...

Esta práctica es muy común a todos los niveles y no solo con joyerías de alta gama. Quizás sea poco ética o hipócrita, este es un debate que tengo pendiente conmigo misma. Porque nosotros en nuestra modesta ONG hemos participado en el juego. Publicidad gratuita a cambio de... lo que sea. Me da bastante coraje que se utilice a los desfavorecidos para promocionar el negocio. Pero siempre se ha dicho que éstos no pueden escoger.
De momento es lo que hay.
Un abrazo.