17 agosto 2012

Sobre la seguridad en los campamentos de Tinduf

El largo secuestro de los cooperantes que desarrollaban su labor humanitaria en los campamentos de refugiados saharauis debía movernos a todos a una serena reflexión. Siempre lo pensé así, y por ello esperé a que estuviesen libres para publicar mi opinión al respecto. Uno de los aspectos a los que, desde mi punto de vista, se debe prestar una atención máxima es a la adopción de medidas que garanticen la seguridad de quienes desarrollan una labor humanitaria en los campamentos de Tinduf y de quienes los visitan por cualquier causa. Porque el hecho incuestionable de que tres personas fuesen secuestradas -una de ellas herida por arma de fuego- en la capital de la RASD fija un punto de inflexión. Me gustaría saber cuales son los resultados de la exhaustiva investigación de este secuestro, pero los desconozco.
El terrorismo es una lacra que afecta a todo tipo de sociedades. ¿Cómo podemos acusar al Frente Polisario de negligencia si los propios Estados Unidos han sufrido el zarpazo de los extremistas violentos, de los terroristas al fin y al cabo? ¿Pero se imagina alguien que hubiese ocurrido si para demostrar la eficacia de la seguridad estadounidense una delegación de ciudadanos libérrimos hubiese subido al Empire State y al bajar sanos y salvos hubiese afirmado sin rubor que ya había desaparecido cualquier atisbo de amenaza?
El mismo día en el que publiqué en este blog mi opinión se produjo la repatriación de la docena de cooperantes españoles que trabajaban en los campamentos. Todos, menos uno de ellos que decidió permanecer allí, retornaron a España presionados por nuestro Ministerio de Asuntos Exteriores. La reacción del movimiento solidario a favor del Sáhara fue inmediata y unánime: consideraron injustificada la medida y favorable a los intereses marroquíes. Días después, una vientena de activistas españoles viajaron a los campamentos y a su regreso, aseguraron que esos campamentos son un lugar seguro.
Tal vez nuestras autoridades actuasen de manera precipitada y desproporcionada, pero como desconozco las informaciones que les condujeron a tomar esas medidas, no me atrevo a descalificarlas en su conjunto. Si había indicios fidedignos de un inminente secuestro, el que finalmente no se produjese no prueba nada en absoluto. Lo mismo que nada prueba el que el grupo de activistas españoles regresase a sus hogares sin sufrir ninguna intentona de secuestro ¡faltaría más! De todas maneras, ese viaje tuvo una indudable repercusión en los medios de comunicación. El mero hecho de poner el conflicto del Sáhara ante la opinión pública ya constituye un éxito. Pero no perdamos la perspectiva. Hasta donde yo sé, ninguno de los componentes de esa expedición es experto en seguridad; de ninguno se espera una reacción crítica contra las autoridades saharauis. Y lo más importante, a ninguno de ellos se le exigirán responsabilidades si en el futuro se produce un  nuevo acto de violencia contra ciudadanos españoles en el territorio controlado por el Frente Polisario.  
La lucha del pueblo saharaui por su derecho de autodeterminación es un largo y fatigoso peregrinaje plagado de escollos. Vender la imagen de una Arcadia feliz dirigida por un grupo de notables infalibles no alivia la carga; tal vez todo lo contrario. 

6 comentarios:

Antònia Pons Valldosera dijo...

Opinamos lo mismo. No estamos en disposición de juzgar si la decisión de nuestro gobierno fué acertada o no porque porque tampoco conocemos la información previa. De todos modos la reislamización con todo lo que pueda conllevar es un fenómeno global. Los Campamentos no son una excepción como demuestra el secuestro de los tres cooperantes en una zona tradicionalmente segura con un índice muy bajo de criminalidad. Lo que tengo muy claro es que no podemos seguir alimentando al monstruo con el pago de rescates millonarios por eso hay que extremar las precauciones.
Sobre el viaje mediático de la delegación me reservo la opinión porque creo que han hecho lo que creían que tenían que hacer.
Sin embargo creo firmemente que hay cosas que no se pueden decir alegremente y quedarse tan tranquilos. En estos días se dice que a causa de la retirada de los cooperantes murió un niño de desnutrición. Me parece una afirmación atrevida porque la desnutrición no se da en diez días ni en un mes.
Pienso que este sería un buen momento para realizar una reflexión en profundidad sobre la cooperación con el Sahara. Quizás haya llegado la hora de optimizar recursos materiales y humanos para potenciar los proyectos que de alguna manera puedan funcionar con personal local y desechar aquellos que los saharauis no sientan como propios. La cooperación necesita cooperantes pero fundamentalmente necesita recursos económicos.
En estos días se ha hablado del Sahara en los medios aunque yo diría que se ha hablado más de los viajeros que de los saharauis de a pie que necesitan nuestro apoyo y nuestra ayuda.
Quien vea los Campamentos como una Arcadia feliz es que no los ha pisado en su vida. Y me gustaría que por una vez en la vida alguien se atreviera a hablar claro, a hacer autocrítica y a entonar el mea culpa si es que hay que entonarla y sobre todo que se buscara soluciones realistas y efectivas para hacer la vida de los refugiados un poco menos dura y un poco más llevadera.
Por cierto no sabes lo mucho que he deseado conversar contigo en estos días de gira triunfal.
Un abrazo.

Anónimo dijo...

A ver, que no, q no hace falta ser experto en seguridad para ver q esto ha sido una jugarreta del gobierno español. Si uno ve un mapa del oeste de África, ve q entre el norte de Mali (foco de la amenaza) y Tinduf hay cientos de km. de territorio mauritano u argelino. Entonces ¿por qué hay riesgo en los campamentos y no en Mali, Mauritania u Argelia?. ¿Son acaso más peligrosos los campamentos q Libia, Costa de Marfil, Somalia, etc...? Porque no se han repatriado cooperantes de esos países. En fin, q no nos podemos tragar esa milonga cuyo único objetivo es estrangular la ayuda y solidaridad con los refugiados saharauis.

Antònia Pons Valldosera dijo...

Anónimo, cada cual opina como opina. Conozco los Campamentos, sé lo que hay y lo que había hace unos años. Y quién los conozca y quiera hablar claro sabrá que ha habido un cambio a mi entender no para bien. Y si quieres discutirlo o argumentarlo lo discutimos pero al menos con un pseudónimo porque hablar sin saber con quién se me da mal.
No voy a comparar los Campamentos con otras zonas de África porque no las conozco e ignoro las condiciones en las que trabajan los cooperantes en Somalia, Libia o Costa de Marfil.
Lo que va a estrangular la ayuda y la solidaridad no es una momentánea retirada de cooperantes sino los recortes en las partidas de cooperación internacional. La falta de fondos y la falta de donantes si que es preocupante para la subsistencia de los refugiados.
Además todo el mundo sabe que la seguridad que ha tenido esta delegación de prohombres de la solidaridad con el Sahara no van a tenerla igual los cientos de visitantes y/o cooperantes. Entre otras cosas por la falta de infraestructura.
Y digo yo ¿no sería hora de dejar las soflamas patrióticas y los gestos testimoniales y ponernos a trabajar todos dejando de lado la propaganda?
El trabajo de comunicación que ha llevado a cabo esta delegación hace años que debería estar realizado.
Sé en primera persona lo difíciles que han resultado este año las vacaciones en paz, para mí el proyecto más importante con diferencia por lo que lleva aparejado de sensibilización social hacia el contencioso saharaui. El año que viene va a ser mucho peor y nosotros aquí discutiendo sobre si son galgos o son podencos.
Saludos.

PS/ No soy simpatizante ni siquiera votante del PP por si cabe alguna duda. Quiero añadir que si las vacaciones en paz se cortan entonces sí que los saharauis van a desaparecer.
Este año 5000 familias van a dejar de recibir ayuda pequeña pero directa ya que 5000 niños se han quedado allí sin poder salir y eso sí que es preocupante.
También me preocupa y mucho la ausencia de las comisiones médicas que solían viajar regularmente a los Campamentos y se pasaban los días pasando consulta y aliviando los padecimientos de los saharauis aunque también debemos decir para ser enteramente justos que con la cantidad de licenciados en medicina que se han formado en estos 36 años, becados, parece una incongruencia.

Anónimo dijo...

"¿no sería hora de dejar las soflamas patrióticas y los gestos testimoniales y ponernos a trabajar todos dejando de lado la propaganda?" Pues hala, entonces q se vuelvan los saharauis al sahara ocupado (¿o prefieres q le llame provincias del sur? xq esa impresión das), ¿no?. Para qué seguir sufriendo en campamentos de refugiados en medio del desierto por "soflamas patrióticas", ¿no?. A ver si somos un poco coherentes Antonia, y sobre todo realistas, q parece q creéis q la independencia del Sáhara se va a conseguir a través de "Vacaciones en paz" o de "Fisahara" o alguna historieta por el estilo. Siento parecer brusco, pero estoy en poco harto de tanto progresismo buenista occidental guay. A ver si entendemos cual es el objetivo del pueblo saharaui, por el q miles de ellos han muerto...

Antònia Pons Valldosera dijo...

Anónimo, la independencia del Sahara tengo claro que no va a conseguirse a corto plazo con las vacaciones en paz ni con otros proyectos por el estilo pero tampoco con un viaje de prohombres solidarios a los Campamentos ni con otros eventos por el estilo allí o aquí pero mientras unos hablan mucho y agitan banderas en manifestaciones que apenas consiguen medio minuto en la tele otros hacen lo que pueden para ayudarles a resistir. Y yo también estoy harta, como tú, de los buenismos y de que los Campamentos se hayan convertido en un parque temático de la solidaridad.
En cuanto a "las provincias del sur", no te contesto porque no merece la pena en alguien que es incapaz de dar la cara. Esto es lo que nos diferencia en que tanto Fran como yo la damos y en cambio tú te escudas en el anonimato.
Buenas noches.

Anónimo dijo...

Vamos a ver, espero no criticar nunca a los q ayudan a los saharauis a resistir, pero, ¿por cuanto tiempo?. ¿Otros 35 años?. Seamos realistas, los saharauis no son los palestinos, ¿qué quiero decir con esto?. Que cada año q pasa los saharauis tienen menos posibilidades para conseguir su libertad, y menos apoyos de otros países. Esto no es una opinión, sino un hecho, compare los apoyos diplomáticos de la RASD a principios de los '90 y los actuales. Y como he dicho me parece admirable la ayuda a los campamentos, y entiendo q la situación en los territorios liberados es más difícil, pero considero q un proyecto en los territorios liberados vale lo q 10 en los campamentos, por el riesgo de éstos últimos en perpetuar (aun sin pretenderlo) el exilio.