14 enero 2012

Cantemos... que todavía es tiempo

Ayer recordé una canción que canté en innumerables noches de acampada y de vivaqueo, y a la luz de una hoguera, cuando yo era un joven de la edad de mi hija mayor y aquello no estaba prohibido. No lo de cantar, sino lo de encender un fuego en el monte. Los dos primeros versos me parecen muy ilustrativos para estos tiempos de zozobra, y ya puestos, he decidido subir a CAMINANDO la letra completa.


Se está quedando la Unión
como un corral sin gallinas (bis)
con tanto minero enfermo,
en el fondo de las minas.


CANTA, que mi candil luce poco
y no tengo más aceite,
que el que más tiene es el otro (bis)


Tanto progresar el tiempo
tantos siglos, tanta historia
y yo con los mismos huesos,
y con la misma memoria.


CANTA, que mi candil luce poco
y no tengo más aceite,
eue el que más tiene es el otro (bis)


Mandó pregonar el Rey
por Granada y por Sevilla (bis)
que todo hombre enamorado
que se acueste con su amiga.


CANTA, que mi candil luce poco
y no tengo más aceite,
que el que más tiene es el otro (bis)

Hay un par de pequeñas modificaciones sobre la letra que se puede encontrar en la Red, pero así es como yo la recuerdo.

1 comentario:

Antònia Pons Valldosera dijo...

Canta a pleno pulmón porque eres joven y no creo que vayas a envejecer nunca. No digo por fuera sino por dentro que es lo importante.
Un abrazo.