04 octubre 2011

Una reflexión, como siempre... prescindible

Hoy, se ha defendido nuevamente el derecho de autodeterminación del pueblo saharaui ante Naciones Unidas. Me produce cansancio. Y luego me he he preguntado: si me produce cansancio a mí, ¿qué les provocará a los saharauis que mantienen sus esperanzas en una solución justa desde el exilio de la Hamada? Me he sentido mal. Ojo, no tanto como para no salir a tomar unas cañas. Pero he pensado que un pueblo que es capaz de esperar treinta y seis años sin cruzar las líneas rojas que marcan el límite de la legitimidad... merece como mínimo un respeto.

Por otro lado, ha sido Javier Bardem uno de los encargados de poner voz a justa reclamación de la última colonia africana. Es lamentable que se oiga más el mensaje -independientemente de los argumentos que lo sustentan- gracias a la fama del mensajero. Es lamentable, pero los seres humanos somos así ¡qué le vamos a hacer! Así que me alegro de que Javier Bardem desempeñé el papel de portavoz; estoy seguro de que lo habrá hecho de manera magistral.


La imagen está tomada de POEMARIO POR UN SÁHARA LIBRE

2 comentarios:

Merche Pallarés dijo...

Tienen MUCHO aguante los saharauis. Besotes, M.

Antònia Pons Valldosera dijo...

Resulta que hemos coincidido en la reflexión.Pensaba escribir un post mañana en el sentido de que estas sesiones son puro trámite, casi como un protocolo en el que el POLISARIO y Marruecos llevan peticionarios con cierto renombre. Pura propaganda. Este año gana por goleada el Frente. Bardem es mucho Bardem, actor oscarizado de una saga de actores.
La ONU tiene la credibilidad por los suelos y les debería ruborizar que en pleno siglo XXI aún queden por ahí territorios no autónomos pendientes de descolonización.
Creo que el discurso es duro pero que podría haberlo sido mucho más ya metidos en faena. Como decimos en mi tierra: no ve d'un pam.
Un abrazo.