07 septiembre 2011

¿Cómo se construirá la nueva Libia?

Diversas fuentes advierten del inminente riesgo de "islamización" en la creación del nuevo Estado libio. La sharia parece que será la fuente del Derecho de esa Libia que se tiene que construir después de Gadafi. El riesgo era evidente desde el inicio de las revueltas que pretendían el derrocamiento del dictador, y subyace en todos los procesos que, para simplificar, incluímos en la denominada "Primaverá Árabe".

Parto de la base de que cada pueblo debe ser libre para decidir su futuro. Sin embargo, cuando la Ley emana del Islam -o de cualquiera otra de las muy respetables religiones- confundimos el culo con las cuatro témporas. Porque cuando alguien esgrime la infalibilidad de la verdad revelada... no queda más remedio que plegarse y acatar.

Creo que debemos defender el derecho inalienable de cada quien a profesar la fe que desee. En nuestro país, hasta a los presos se les facilitan medidas para que respeten el Ramadán, por ejemplo, si ese es su deseo. Así debe ser. Pero el legítimo derecho de cada individuo no puede convertirse en imposición sobre quienes profesen ideas diferentes, e igualmente legítimas.

Quienes cada día se la cogen con papel de fumar te podrán llamar etnocentrista, o islamófobo, o cualquier otro palabro por el estilo, pero la defensa de los derechos fundamentales que tanto esfuerzo ha costado conquistar no admite muchas pijotadas. Y tengo para mi que los Estados que anteponen la religión en su escala de valores no constituyen precisamente un ejemplo en la defensa de esos valores universalmente asumidos.

.

2 comentarios:

Antònia Pons Valldosera dijo...

Opino exactamente lo mismo. las leyes derivadas de unas creencias religiosas nunca garantizan los derechos fundamentales de los individuos. Y no digo que la religión es el opio del pueblo porque es una frase muy desvirtuada. Pero lo pienso, lo pienso, lo pienso... y los fundamentalismos emergentes me causan pavor.
Un abrazo.

Frank Invernoz dijo...

Coincido plenamente con lo dicho en el post.