20 mayo 2011

Mi voto

En 1982 hubiese votado al PSOE de haber tenido la oportunidad ¡Por el cambio! Creo que es la vez que más me ilusionó una propuesta política. No pude hacerlo... problemas de edad ;-)

A partir de ese momento, la candidatura a la que he votado siempre ha conseguido la victoria. Eso no quiere decir -ni muchísimo menos- que me guste remar a favor de corriente. Significa que mi voto no se casa con nadie y que no se le niega a"naide"; que mi confianza es algo que habrá que ganarse a pulso. Lo siento, pero me esfuerzo en ser ciudadano. Y significa, de paso, que en ese periodo he coincidido con la mayoría de los españoles. Tampoco es para sacar pecho en los tiempos que nos han tocado en suerte.

Sin embargo, en las últimas generales cambió mi racha de aciertos: voté -e incluso apoyé económicamente- una candidatura minoritaria. Yo sabía que era imposible su triunfo, pero pensé que merecía mi apoyo. Uno que todavía conserva cierto romanticismo.

Pasado mañana votaré ¡naturalmente! Han sido necesarios muchos sacrificios para que los españoles elijamos a nuestros representantes. Y lo haré en blanco; con la esperanza de que ese voto se interprete como un rechazo a todos los candidatos... y candidatas, pero manteniendo mi respeto al sistema que hemos construido entre todos.

P.S. Pasado mañana solo podría votar a quien me dijese que la situación está realmente jodida y que tenemos que arremangarnos para ponernos manos a la obra; que entre tanto, no tendré que pagar impuestos por dineros que no he cobrado, que no tiene muy clara cual es la solución, pero que trabajará sin descanso para defender los intereses de los más desfavorecidos sin generar nuevos problemas... Y que podemos conseguirlo. Porque pueden los que creen que pueden,

Lo siento, no he encontrado quien defienda esa quimera. Así que me mantendré en mis trece: votaré en blanco.

1 comentario:

Félix Soria dijo...

Sólo dos apostillas:
La expresión "problemas de edad" es genial...
Y dos, al romanticismo del que hablas yo lo llamo dignidad.
Un abrazo.