03 mayo 2011

El "asesinato" de don Osama Bin Laden

Los Estados Unidos de América han perpetrado una nueva felonía. Porque una vez localizado el presunto paradero del ciudadano Osama Bin Laden (seguro que mediante procedimientos claramente ilegales), y al que algunos imputaban la responsabilidad en algunas acciones posiblemente terroristas, no se puede justificar, en modo alguno, una acción militar desarrollada en un país extranjero por parte de elementos incontrolados, que, a la luz de las informaciones publicadas, actuaron armados de manera desproporcionada. Y máxime, cuando existía un procedimiento meridianamente claro ajustado a Derecho: bastaba con que se hubiese solicitado -siguiendo los cauces establecidos- la extradición del citado ciudadano Osama Bin Laden a las autoridades paquistaníes, siempre dispuestas a colaborar en la defensa de la Ley. Una vez que estas hubiesen recibido la petición, se habría iniciado el correspondiente trámite judicial para decidir sobre la solicitud estadounidense; naturalmente, presuponiendo que ésta se presentase en tiempo y forma.


Ignoro cuál es el tramite adecuado acorde a la sharía, puesto que en ningún caso se hubiese podido permitir que el ciudadano Osama Bin Laden (o tal vez Usama bin Ladin u Osama ben Laden), fuese juzgado por un tribunal de infieles claramente predispuesto contra él. Pero era imperativo respetar los derechos más básicos de un miembro-a de la comunidad internacional que siempre fue ejemplar, puesto que jamás se demostró nada en su contra en tribunal alguno.

2 comentarios:

Félix Soria dijo...

Un razonamiento claro, lineal y respetuoso con el Derecho (para vergüenza de los Estados de Derecho).
Suscribo el post. Un abrazo.

Rais dijo...

Lo cierto es que como humanidad intentamos evolucionar pero debemos admitir que todavía, en conjunto, somos muy primitivos (en el sentido de no vivir según principos Superiores de respeto). Este caso ("asesinato" de Bin Laden) es una muestra más de primtivismo. Bin Laden no fue condenado en un juicio limpio y con pruebas... de todos modos no hace falta para saber si era o no un criminal, él lo admitía abiertamente y se justificaba con la maldad de los otros (EEUU). Y los otros (los que no se cortatron un pelo para lanzar dos bombas atómicas sobre población civil y muchos todavía esperamos que se juzgue a los responsables como criminales de guerra igual que Milósevik o los nazis) decidieron ajustar cuentas. No lo celebro, pero no siento pena por el "asesinato" del asesino de miles de personas inocentes, aunque sea a manos de otros criminales "legales". Lo que da pena es que todavía estemos así... Y espero que no vengan peores tiempos... que las crisis mundiales de este calibre hasta ahora han terminado muy mal y casi nadie de la calle (de arriba sí) lo preveía unos pocos años antes. Qué pena de mundo, con lo fácil que es dejar de joder a los demás.