28 enero 2011

No se le pueden poner puertas al campo

Se pueden bloquear las líneas de telefonía móvil y el acceso a Internet, pero no se le pueden poner puertas al campo. Porque aunque se puede engañar a todos durante un tiempo, incluso a algunos de forma permanente, no se puede mantener en el engaño a todos de manera indefinida. Ya lo dijo Lincoln -y algún pastor castellano- antes que yo.

3 comentarios:

Merche Pallarés dijo...

Toda esta revolución árabe, aunque necesaria por supuesto, es muy rara... A ver qué pasa con Marruecos... Besotes, M.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Es apasionante lo que pasa donde parecía que nuncia pasaría nada.

Antònia Pons Valldosera dijo...

Y ojalá pasen más cosas. No sabes lo que daría para que estas revoluciones fueran la oportunidad para nuestros amigos.
Un abrazo.