11 septiembre 2010

En el nombre de dios

Un fanático quiere quemar unos cuantos coranes. Otros matarán para lavar la afrenta ¿Por qué los humanos somos a veces tan peligrosamente estúpidos?

4 comentarios:

Merche Pallarés dijo...

Ay, en los USA hay tanto ignorante... Ahora, para mi, que los medios le han dado demasiado protagonismo ¿Un pastor que solo tiene 50 seguidores? Vamos, vamos... Besotes, M.

Breken dijo...

Razonamiento Americano:

"Un musulman es malo maloso y quiere matarnos a todos, ERGO: Todos los musulmanes son malos y quieren matarnos a todos."

BIPOLAR dijo...

El Mundo debería actuar con la fortaleza de una familia ante el infortunio. Su fragilidad nos dice que somos vulnerables a todo. Si cualquiera con tan poco puede hacer tanto daño.

Antònia Pons Valldosera dijo...

El incendiario ha resultado ser un bocazas.
Aunque desde mi posición de descreída, me pregunto, si los otros si no estarán esperando la provocación más nimia para representar el papel de creyentes ultrajados.
Tendrían que tomárselo por el lado bueno. Si se queman unas cuantas biblias o coranes las editoriales van a tenerlas que reeditar con lo cual quien no se conforma es porque no quiere ;)
Lo malo de todos los fundamentalistas religiosos es que carecen de sentido del humor.
Un abrazo.