29 agosto 2010

Nuevo apaleamiento en el Sáhara


Esta fotografía –que está tomada de la edición digital de EL PAÍS- pertenece a Carmen Roger, una de las activistas españolas agredida por la policía marroquí porque este fin de semana ha apoyado a los saharauis que reclaman el cumplimiento de las resoluciones de Naciones Unidas manifestándose en la ciudad de El Aaiún. Su cara no se diferencia mucho de las fotos que recibo casi cada día. La verdad es que un buen manojo de ostias nos iguala bastante a todos.

Que grupos pacíficos se manifiesten en el Sáhara Occidental no es ninguna novedad. Que esas personas sean apaleadas y detenidas ilegalmente por la policía marroquí se ha convertido en algo habitual hace demasiado tiempo. En este caso, han sido catorce compatriotas nuestros los que han sufrido la violencia policial. Parece que todo comenzó cuando un grupo de colonos intentó obligarles a besar la bandera de Marruecos. Jodidas banderas.

¿Qué pintan ciudadanos españoles en este conflicto? Es una pregunta que puede realizar cualquier persona juiciosa y bienpensante. Pues intentar evitar que la violencia que practican las autoridades que administran el Sáhara exceda ciertos límites ¡Ojo! Está claro que ponen sus propias caras para alcanzar sus objetivos. Y de paso, conseguir con su sufrimiento que lo que está ocurriendo día sí y día también, ocupe un espacio en nuestros medios de comunicación. El precio es alto, pero estoy seguro de que esos catorce activistas estarán orgullosos de si mismos. Y yo, desde aquí, les envío mi abrazo solidario.

Crónica en EL PAÍS

7 comentarios:

Antonio Aguilera dijo...

Hola Francisco:
Vi tu enlace con este post en el blog de Merche Pallarés y, como yo le prometí dar difusión de la agresión en Sáhara, viendo ésta tu nueva entrada me ha parecido conveniente enlazarla también. Espero que sea de tu agrado.

Saludos.


http://manifiestoporlasolidaridad.blogspot.com/

Antònia dijo...

Francisco, muy buen post. Frente a tanto mercenario juntaletras en los comentarios de El País, es reconfortante llegar a Caminando y oir tu voz.
Un abrazo

BIPOLAR dijo...

en cualquier momento el fuego será imparable

Wolfgang Streich dijo...

Saludos desde Paraguay. Me indigna lo que estos Musulmanes hacen... más bien dicho, los gobiernos musulmanes... y su jerarquía religiosa fundamentalismo. Mueran los fundamentalismos y que vayen a crear sus leyes al planeta Saturno...

Merche Pallarés dijo...

¡Qué horror, pobre Carmen Roger, pero qué valiente! Besotes, M.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Los sucesos de hace unos días en Ceuta y esta noticia nos enfrentan a una situación que ya conocíamos: Marruecos no es una democracia.
A partir de ahí, esos activistas sabían a lo que se exponían. Por lo tanto, mi opinión difiere un tanto a la forma en la que se está divulgando la noticia en España, como si nos sorprendiera lo que ha pasado.
En primer lugar, mi condena a la actuación de las fuerzas policíacas de Marruecos.
Un activista político lo debe ser con todas las consecuencias. Esta es una de ellas. Han conseguido mantener la visibilidad de un problema -el del Sáhara- que no puede quedar archivado en un cajón; han conseguido poner en primera página la atuación de la policía marroquí.
Consecuencia indirecta, quizá también buscadas: poner en apuros al Gobierno español. De hecho, hoy hasta los medios de comunicación que siempre critican a este tipo de activistas se han subido al carro fácil y los han defendido para hacer sangre contra el gobierno de Zapatero.
Algo quizá sencillo es mucho más complejo de lo que parece.
Un gesto que quizá parte de la sencillez del compromismo se contamina.
La acción ha tenido muchos éxitos y algún fracaso.
Veremos cómo evoluciona la situación en las próximas horas.

Antònia dijo...

En parte doy la razón a Pedro, no hablaría de medios de comunicación sino de formaciones políticas que aprovechan que el Pisuerga pasa por Valladolid para cargar contra el gobierno que, por otra parte se ha lucido con lo de Melilla y ahora con la protección brindada a los 14.
Los observadores viajan al Sahara para romper el bloqueo informativo y para hacer de escudos humanos frente al maltrato sistemático al que son sometidos los saharauis. Ayer por la noche apalearon a dos ancianas de 70 y 75 años.
Los activistas, técnicamente hablando con la ley en la mano, estaban en suelo español, la soberanía nunca fue cedida de iure. Por tanto sobre un territorio ocupado el ocupante no puede imponer sus leyes ni expoliar sus recursos cosa que Marruecos, el rey, se pasa por el arco del triunfo ante la indiferencia internacional.
Cuando los gobiernos se convierten en cómplices del terrorismo y la barbarie por mor de intereses económicos tienen también que atenerse a las consecuencias. La sociedad civil tenemos la obligación de recordar a nuestro Ejecutivo lo que ocurre en el Sahara Occidental y a nuestros funcionarios y en este caso me refiero a la embajada y al responsable de la Casa de España que se les paga para que trabajen.
Quiero recordar que este funcionario responsable de la Casa de España entregó a las fuerzas represivas al activista H'mad Hamad que se había refugiado alli buscando protección.
Si quiere vacaciones en Marruecos que se las pague de su bolsillo o en su defecto que le invite M6 al Mamounia.
Estoy indignada.
Un abrazo a todos.