06 febrero 2010

Invictus, una película ejemplar

Ayer disfruté en el cine. Quería ver “Invictus” y no me decepcionó. Desde mi punto de vista no es la mejor película de Clint Eastwood, pero obras maestras como “Million Dollar Baby” -una de las mejores que he visto en mi vida- no pueden servir de modelo para juzgar al resto.

Invictus es una excelente película, dirigida de manera magistral por un hombre del que admiro su capacidad de evolución por encima del resto de sus cualidades, y con unas interpretaciones que llegan al tuétano del espectador. Y no me refiero solamente a Morgan Freeman ¡qué pedazo de Mandela! porque en Invictus trabajan bien todos los actores, todos sin ninguna excepción.

Creo que uno de los éxitos de la película es el de evitar contarnos la historia completa de Mandela y centrarse en un capítulo muy representativo de su personalidad y de la andadura ejemplar de todo un pueblo. Algunas críticas han denunciado excesivos tintes épicos en “Invictus” pero yo creo que es imposible narrar esa historia de manera comedida; sería traicionar su esencia. Creo que mi admirado Clint Eastwood ha encontrado un punto de equilibrio con gran economía de artificios técnicos. Hay algunas escenas que son sencillamente magistrales; y en el cine de Eastwood la palabra “sencilla” adquiere una dimensión que me apasiona.

Ya sabéis que este blog trata de andaduras y de pueblos que emprenden algunas especialmente penosas. Por eso me impactaron especialmente los versos que sirven a Mandela como estímulo en su vida. Los dejo aquí para la reflexión



Desde la noche que sobre mi se cierne,
negra como su insondable abismo,
agradezco a los dioses si existen
por mi alma invicta.

Caído en las garras de la circunstancia
nadie me vio llorar ni pestañear.
Bajo los golpes del destino
mi cabeza ensangrentada sigue erguida.

Más allá de este lugar de lágrimas e ira
yacen los horrores de la sombra,
pero la amenaza de los años
me encuentra, y me encontrará, sin miedo.

No importa cuán estrecho sea el camino,
cuán cargada de castigo la sentencia.
Soy el dueño de mi destino;
soy el capitán de mi alma.

William Ernest Henley


P.S. El duelo interpretativo entre los guardaespaldas de Mandela es uno de los puntos de excelencia de Invictus. Uno de esos guardaespaldas tiene un parecido físico notable con Ali Salem Tamek así que no pude evitar acordarme de él y del resto de sus compañeros presos por defender su derecho a la autodeterminación.

Actualización del 6 de febrero

¿Quieres ver otro punto de vista sobre la peli? Pincha aquí

6 comentarios:

José Núñez de Cela dijo...

Si te quieres acercar por mi blog
http://jancarti.blogspot.com/2010/02/invictus.html
verás que coincidimos en algunas cosas... y en otras no.

un saludo

migramundo dijo...

Creo, también, que la película es excelente. A mi modo de ver, pierde un poco de fuelle con el exceso de rugbi, que difumina la interpretación de Freeman (Hombre Libre, por cierto), un actor que por sí solo es media película. Engancha y seduce con una facilidad pasmosa. Su doblaje, perfecto. Por cierto, hace unos días escuché en la radio una entrevista con el acto que lo dobla. Fue impactante. Era como escuchar al propio Freeman. Pepe Mediavilla, se llama. Todo un descubrimiento.

http://pepemediavilla.blogspot.com/2007/06/pepe-y-los-negros.html

http://www.eldoblaje.com/datos/FichaActorDoblaje.asp?id=146

Saludos

Merche Pallarés dijo...

¡Me encantó la pelicula! Solo me molestó no verla en su versión original pero, en fin, ya sabemos... en España... todo doblado. Mandela siempre me ha apasionado. Un hombre fuera de serie. Gran líder. Me gustó mucho la escena que tu dices de los guardaespaldas pero tambien la primera cuando reune a todos los empleados y, aunque muchos tenían sus bártulos preparados para marcharse, les dice que se queden que él no piensa despedir a nadie. O sea, primero reunió e hizo las paces con los más cercanos. Luego vendría el resto. Genial.
El poema PRECIOSO. Besotes, M.

BIPOLAR dijo...

¡Qué inteligente Mandela!
Se me ha hecho un nudo en la garganta al pasear por el Apartheid y la celda del prisionero

¡Qué maravilla de película!
El poema... mmmhhh

conxawah dijo...

Yo tuve más que un nudo; ayer vimos la peli y hemos comprado el libro para disfrutar la historia. Ya íbamos avisados de que no era una biografía de Mandela si no que se centraba en el episodio del campeonato mundial de rugby. Me he inspirado en tu post para subir uno al mío, que anda el pobre desactualizado. Un abrazo fuerte

natalia_paperblog dijo...

Buenos días,

Quisiera disculparme, pero no he encontrado otra manera de contactarte que a través de los comentarios.

Me pongo en contacto contigo para invitarte a conocer Paperblog, http://es.paperblog.com, un sevicio de difusión cuya misión consiste en identificar y dar a conocer los mejores artículos de los blogs inscritos. El tuyo se adapta a nuestros criterios de calidad y creo que tus artículos resultarían muy interesantes a los lectores de la temática Sociedad.

Espero que encuentres el concepto interesante y te motive. Mientras, no dudes en escribirme para conocer más detalles.

Atentamente,

Natalia