08 diciembre 2009

¿Qué podemos hacer por Aminetu?


No paro de darle vueltas a la cabeza a la situación de Aminetu. Su vida languidece y no se vislumbra ninguna solución. En el día 23 de su huelga de hambre, Aminetu mantiene la lucidez y su decisión es firme. Mientras, Darya Mohamed Fadel, su madre, ha declarado “He perdido a Aminetu, pero no quiero perder a los niños”. Así lo afirma Djimi El Ghalia, amiga de ambas y vicepresidenta de la Asociación Saharaui de Víctimas de Violaciones de los Derechos Humanos por teléfono. No se puede hablar con ella personalmente porque las autoridades marroquíes han prohibido trabajar a los periodistas en el Sáhara Ocupado. Ghalia afirma que la casa de la madre de Aminetu –en el barrio de Zemla, en El Aaiún- está constantemente vigilada e, incluso, hay una furgoneta policial aparcada de forma permanente frente a su puerta.

Si no hay suficientes pruebas de la actitud del gobierno marroquí, hoy mismo se denuncian torturas sobre los siete activistas detenidos a su regreso de los campamentos de refugiados de Tinduf, el pasado 8 de octubre, y que tendrán que enfrentarse ante un Tribunal Militar.

Y mientras, no paro de pensar ¿Qué podemos hacer por Aminetu?

La foto de Aminetu en silla de ruedas en Lanzarote es de EL PAÍS, desconozco el autor
.
Actualización
Hoy, EL PAÍS publica la opinión de varios lectores. Para acceder pincha aquí

3 comentarios:

conxawah dijo...

Acabo de escuchar a Bernabé López en Radio 5, diciendo que las relaciones se están tensando demasiado. Que sigue los debates en internet (supongo que los comentarios de las noticias), y hay gran animadversión entre españoles y marroquíes y eso le preocupa mucho. Vaya pedazo de análisis...

Francisco O. Campillo dijo...

Conxawah

No dejemos que desvién nuestra atención de lo importante. Cualquiera sabe que este no es un problema entre el pueblo español y el pueblo marroquí. Ambos pueblos sabemos convivir en paz y armonía.

Ahora, lo verdaderamente importante es que Aminetu encuentre una solución a su protesta para que su salud no sufra daños irreversibles. Y todos debemos ayudarla en ese camino.

Un abrazo solidario.

Merche Pallarés dijo...

Amenitu se tendría que dar cuenta de que sirve más a su causa viva que muerta. Besotes solidarios, M.