22 noviembre 2009

Mi propia Aminetu


El post anterior es uno de esos en los que he intentado dar el do de pecho. Soy consciente de que mi aportación a la causa saharaui es modesta, pero yo no voy a escatimar esfuerzos. Y esta mañana, dándole vueltas a la cabeza después de leer la página que EL PAÍS le ha dedicado a Aminetu Haidar, me he dado cuenta de que muy cerca de mí, hay otra luchadora ejemplar… por lo menos.

Mi hija María es una corredora de fondo capaz de superarse a si misma cada día. El viernes, recibió un premio: ha sido la segunda clasificada en el circuito de carreras que organiza la Diputación de Burgos. Sinceramente, creo que no tiene cualidades físicas para ser una gran corredora. Pero, amigos, tiene un coraje verdaderamente admirable. Espero que la vida sea generosa con ella. Y si no lo es, que sea capaz de encarar su futuro con optimismo.

Y mientras llega ese día, disfrutaré viéndola afrontar las dificultades con esa sonrisa que me derrumba.

Porque os confesaré un secreto: quienes creemos que podemos mejorar este mundo que nos ha tocado en suerte construyendo un blog, no podemos perder la perspectiva. Y mi perspectiva… la tengo clara.

Si quieres enviar un mensaje de apoyo a la verdadera Aminetu Haidar
pincha aquí
Y si quieres leer la carta que José Saramago le envía a Aminetu, aquí

5 comentarios:

Merche Pallarés dijo...

Lo de María es MUY encomiable. Teneis una futura ¡medallista de oro olímpica! Muchas congratulations. Besotes, M.

Francisco O. Campillo dijo...

Merche, siempre ahí... hasta en domingo.

Un abrazo... asíncrono, pero solidario ;-)

Cornelivs dijo...

Mi respeto y mi afecto hacia dos cosas: la causa que defiendes y la fe con que lo haces.

Un abrazo.

Bubisher dijo...

Cuenta con el reportaje del bubi para el próximo shukran.
Tenemos dos cosas en común; el amor al pueblo saharaui y dos hijas maravillosas. De las mías la mayor, Mara, también practica atletismo:-)

Merche Pallarés dijo...

Es que yo tengo mucho tiempo libre... y no te digo ¡cuando me jubile! Besotes sincronizados, M.