04 agosto 2009

Lecciones de nuestros hijos

Nada realmente importante se consigue sin esfuerzo.

A mi amiga
Antònia

4 comentarios:

Francisco O. Campillo dijo...

Quería hacer un post muy corto con una de las mejores lecciones que me han dado mis hijas. Luego me ha parecido oportuno dedicárlelo a Antònia.

Al releerlo, puede parecer que quiero dar consejos. No era mi intención. Si acaso, animar a quien ahora se encuentra ascendiendo una cuesta muy pronunciada ;-)

Antònia P. dijo...

Fran, gracias por la dedicatoria. Como te dije, no me extraña que tus hijas sean unas corredoras de fondo ni que terminen una carrera de obstáculos con un tobillo lesionado.
Con un padre como tu no podría ser de otra manera.
Nuestros hijos nos dan ejemplos de tenacidad que sería estúpido desatender.
Sigo con mi proyecto aunque tenga que dormir el sueño de los justos en un cajón o en una carpeta virtual. Voy a terminarlo.
Un abrazo muy grande para todos. (Uno especial para Marian que también habrá tenido que ver en la forja de este carácter de tus hijas)

Merche Pallarés dijo...

No puedo añadir mas a lo que ha dicho nuestra querida y admirada ANTONIA. Tus Marian, Ana y María son unas ¡fuera de serie! Enhorabuena querido Fran. Besotes, M.

BIPOLAR dijo...

Es más fácil escribir que correr. Por lo menos los pies duelen menos. Así que Antonia no tiene escapatoria...