22 julio 2009

Por un Estado de derecho... en Marruecos

Hace unos días conocí la noticia y como es muy breve, publico la carta que se puede leer en EL PAÍS de hoy y que suscribo en su totalidad.

A fines de este mes de julio, Marruecos celebrará los 10 años de la entronización de Mohamed VI, que tantas expectativas suscitó en su momento. La efeméride ha hecho y hará correr ríos de tinta en libros y reportajes de prensa que evocarán las luces y sombras de esta década de reinado.

Quizá el balance más negativo radique en el papel que la justicia está desempeñando como obstáculo -en lugar de impulso- al establecimiento de un Estado de derecho. La condena de la joven activista de izquierda Zahra Budkur a dos años de cárcel por liderar una protesta por la intoxicación de sus compañeros de la cantina universitaria de Marraquech es una buena prueba de ello.

La razón y el derecho aconsejan su liberación inmediata como indicativo de la voluntad de cambio de un país que aspira a la transparencia democrática, al progreso y a la modernidad.

Juan Goytisolo, Bernabé López García y Miguel Hernando de Larramendi

No seré yo quien corrija a tan ilustres firmantes; únicamente me atrevería a apuntarles un datito: en el balance negativo, no es una cuestión menor el no haber dado una salida acorde a la legalidad internacional para la ocupación brutal de un territorio pendiente del proceso de descolonización y la violación sistemática de los derechos básicos de su población original. Esas “pequeñeces” restan bastante credibilidad a los discursos democráticos e impiden que el Estado de derecho encuentre su asiento.

5 comentarios:

Antònia P. dijo...

Al tercer firmante no le conozco, sí a los dos primeros desinformadores profesionales y vocacionales en lo que respecta a Marruecos. Si fuera un país que aspirara a la modernidad, al progreso y a la voluntad de cambio se recortarían los poderes del rey que tantas expectativas suscitó y tantos ríos de tinta hará correr.
Devolvería el poder a quien le pertenece.
No dirán una palabra de la situación en el Sahara si no es para responsabilizar a los saharauis de la democratización de Marruecos y para culpabilizar a las AAPS, por dar falsas esperanzas.
Que ya nos conocemos.
Un abrazo

Merche Pallarés dijo...

Leí ese artículo y tambien me sorprendió que obviasen las referencias al Sáhara... Besotes, M.

Anónimo dijo...

Lo normal es que ni Goytisolo ni Bernabé se refieran al Sahara en ese contexto. conx

Anónimo dijo...

Miguel Hernando de Larramendi:
Profesor de Historia del mundo árabe contemporáneo. UCLM
Licenciado en Estudios Árabes e Islámicos, Universidad Autónoma de Madrid
Doctor en Estudios Árabes e Islámicos, Universidad Autónoma de Madrid
Título de la Tesis: Articulación entre política exterior y política interior en el Magreb: el caso de Marruecos
LINEAS DE INVESTIGACION:
Política Exterior de Marruecos
Política exterior de España hacia el Mundo Árabe y el Mediterráneo
Relaciones hispano magrebíes
Sistemas políticos del Magreb y Oriente Medio
Inmigración magrebí en España

Cornelivs dijo...

Asi es.

Un abrazo...!