11 junio 2009

El verano

El verano es una estación de soledades mustias.
La tierra rinde su pleitesía ante el sol
y nuestros cuerpos, corazón de la tierra,
se tuercen mientras dura la reverencia.

El viento es una navaja afilada
que destroza la tarde.

Luali Lehsen
Generación de la Amistad Saharaui

3 comentarios:

Merche Pallarés dijo...

¡Precioso poema! me ha transportado a la aridez del desierto. Besotes, M.

Martín Bolívar dijo...

Muy bueno, poesía y mensaje-denuncia. A buen entendedor pocas palabras, aunque a veces nos parezca que estamos predicando en el desierto, caminando en el desierto por este blog interesante.

Félix Soria dijo...

Hermosas y correosas palabras. Gracias por reproducirlas.