08 abril 2009

Mi reflexión de Semana Santa

En estos días se conmemoran unos episodios de una importancia trascendental para una gran parte de la Humanidad. Y mientras, tres jóvenes se encuentran al borde de la muerte porque desde el día 13 de febrero -ya son más de cincuenta días- han declarado una huelga de hambre indefinida para denunciar la dramática situación de su pueblo, el pueblo saharaui. Un hecho no tiene nada que ver con el otro ¿O tal vez sí?

Si quieres conocer el llamamiento urgente de denuncia a favor de BRAHIM BARYAZ, ALI SALEM ABLAGH y KHALIHNA ABOULHASSAN
pincha aquí

7 comentarios:

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Ambos nos recuerdan cuánto camino nos queda por delante...

Merche Pallarés dijo...

Pienso igual que en mi comentario anterior... Besotes, M.

Mª Mercè dijo...

Los datos que he leído sobre su estado actual y la acelerada disminución de su peso, les puede dejar secuelas irreversibles.

Suscribo el comentario de Merche Pallarés en la entrada anterior.

Un abrazo solidario.

migramundo dijo...

Ambos se parecen al menos en el sacrificio que conlleva ponerlos en práctica. Saludos.

. dijo...

La lucha continua.

http://saharamur.blogspot.com/

FAMILIA BARREDA-JAÉN-HAMADA dijo...

Son verdaderos Cristos de hoy, dando sus vidas por defender a su pueblo y denunciar lo injusto.
Y como dijo Oscar Romero antes de su martirio" Si muero, que mi sangre sea semilla de libertad"
Ojalá que este no sea el caso, pero nos dan ya un testimonio de resurrección.
Feliz Pascua.

Cornelivs dijo...

Si, estoy con Pedro: nos queda camino por delante. Pero lo importante es no detenerse.

Me solidarizo plenamente con esta causa.

Un abrazo.