01 marzo 2009

La ONU y el Sáhara en EL PAÍS SEMANAL

El pasado 16 de febrero publiqué un post crítico con la entrevista de EL PAÍS SEMANAL a Ban Ki-moon. Mª Mercè en su comentario me animó a enviarla a EPS. Con algunas ligeras modificaciones así lo hice, y hoy aparece en la edición impresa. Soy consciente de que esa carta es solo una gota de agua en un mar de olvidos, pero es mi aportación, aquí la tenéis.

Uno de mis placeres del domingo es leer EL PAÍS SEMANAL. Acabo de terminar una entrevista con Ban Ki-moon, secretario general de Naciones Unidas, y para mi sorpresa, ni una sola línea sobre el Sáhara ni sobre la misión de Naciones Unidas en la zona ¿Es posible que se esquive este tema? Así ha sido, aunque soy incapaz de encontrar una explicación. Porque las Naciones Unidas tienen pendiente auspiciar el referéndum de autodeterminación con el que concluirá el último proceso de descolonización de África. Una colonia que fue española hasta 1975.

¿Se ampliará el mandato de la MINURSO para garantizar el respeto de los derechos humanos en el Sáhara Occidental? ¿Qué indicaciones ha transmitido Ban Ki-moon a Christopher Ross, su enviado personal en la zona? Son sólo algunas cuestiones que nos hubiese gustado conocer a sus lectores.

Publicado en EL PAÍS SEMANAL del domingo 1 de marzo de 2009.

7 comentarios:

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Enhorabuena. Hay que hacerse oír.

Mª Mercè dijo...

Muchas felicidades, Francisco.
Me alegro de tu decisión de enviar la carta.

Un abrazo solidario!

Cornelivs dijo...

Sabes que estoy totalmente de acuerdo contigo. Animo. Un abrazo.

conxawah dijo...

Felicidades por la publicación de la carta, son acciones muy importantes, miles de lectores sabrán del Sahara. Un abrazo.

Merche Pallarés dijo...

Aún no he leido el Pais Semanal de ayer (lo haré hoy en la travesía a Formentera). Me alegro de que te la hayan publicado. Besotes, M.

Rosa dijo...

Genial, Fran!!!!
A ver si se van dando cuenta, que el Sáhara aun existe.
Un abrazo.

Francisco O. Campillo dijo...

Gracias, shukran por vuestros ánimos. No sabéis cuánto los agradezco.